Errores de belleza: aquí están los 37 más frecuentes según los expertos

Hemos contado con la ayuda de varios profesionales para elaborar la lista de hábitos que, por desconocimiento o por costumbre, se hacen de forma incorrecta

Si has hecho clic para leer esta noticia es porque te ha picado la curiosidad y quieres saber si estás cometiendo alguno de estos errores, ¿verdad? Pues bien, estás de enhorabuena, porque gracias a la ayuda de varios expertos hemos realizado un listado con todas las cosas que día a día realizas en tu rutina de belleza pero que no sabías que estabas haciendo mal. Desde cosas básicas relacionadas con el maquillaje o el uso de cosméticos, pasando por cómo cuidas tu melena o tu piel, hasta tips sobre nutrición y deporte, no te pierdas esta guía definitiva que te ayudará a descubrir cuál es la manera de sacar el máximo partido a tu belleza.

Hábitos de belleza que estás haciendo mal y no lo sabíasVER GALERÍA

1) No cepillar la melena a diario: "El pelo se ensucia y enreda asique es fundamental cepillarlo para quitarle residuos y nudos. Además, si se usa un cepillo correcto el pelo estará más suave y brillante", nos dice la estilista Diana Daureo.

2) No preparar la piel antes de maquillarte: "Es muy importante tratar el cutis con productos que le otorguen a nuestra piel la hidratación necesaria. Cualquier tipo de piel, sea joven o madura, siempre debe llevar una buena hidratación para que el resultado quede perfecto. El maquillaje no hace maravillas, el maquillaje unifica y perfecciona la piel pero realmente el cuidado de la piel es lo fundamental, hay que cuidarla y llevarla bien hidratada", es el tip de Eliecer Prince, Makeup Artist de Guerlain.

3) Aplicar aceite o sérum con el pelo seco: "Es mucho más recomendable, especialmente si lo tienes fino y quebradizo, que te lo pongas con el pelo mojado", es el consejo de María Baras, estilista de Pantene. "Después de quitar la humedad con una toalla, aplícalo sin desenredar el pelo, primero en tus manos y después lo extiendes hacia las puntas. Una vez aplicado, cepilla tu melena, ya que ayudará a que no se rompa y lo protege del secador, planchas, tenacillas... Además, al usarlo en mojado no aporta grasa", añade. 

4) Abusar del champú antigrasa: "Si tienes el pelo graso y utilizas este tipo de productos, puede provocar un efecto rebote por el cual se genera más sebo como protección natural del cuero cabelludo, y el cabello tenderá a ser más graso. En estos casos, la mejor solución es utilizar un producto específico más suave e intercalar las aplicaciones con un champú neutro, para regularizar la secreción de sebo. Además, si tienes el cuero cabelludo graso o el cabello fino debes evitar totalmente utilizar champú o mascarillas antiencrespamiento", asegura el Equipo Artístico de Llongueras.

5) No protegerte de la luz azul: "Todos los aparatos electrónicos emiten una luz que atraviesa más en profundidad que los rayos ultravioleta en la piel. Estos rayos, conocidos como luz azul, son los responsables de muchos signos del envejecimiento celular como la hiperpigmentación o la flacidez cutánea. Uno de los errores más comunes en cuanto a protección solar diaria es utilizar productos que no protegen frente al 100% de la radiación debido a que desconocemos que la luz azul es dañina", apunta Yaiza Conde, Farmacéutica Responsable de Formación en SVR y Filorga.

6) ¿Cuándo se debe usar el aceite para cutículas?: "Es preferible aplicarlo después del esmaltado, con el fin de no engrasar la uña. Se puede poner tanto en las cutículas, para hidratarlas, como en las uñas, para fortalecerlas", es el consejo que nos ha dado Maryori Matallana, directora de The Nail Corner by OPI.

7) No aplicarse los productos en el orden que corresponde: "El orden de aplicación de los productos faciales va en función de la organoléptica (textura, acabado, absorción, olor...) de cada uno y del poder de absorción de cada producto. Por lo general, el orden óptimo sería: concentrado, sérum, contorno de ojos y contorno de labios, crema hidratante, protección solar y maquillaje", dice Mónica Collell, responsable de formación de Mesoestetic. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Olivia Culpo (@oliviaculpo) el

8) Productos despigmentantes ¿solo en las manchas?: Tenemos la idea equivocada de que los productos despigmentantes sólo hay que utilizarlos sobre la mancha. Este es un error muy común, tal y como nos cuentan los expertos de ISDN, "ya que hay que aplicarlos en toda la cara. Aunque no se vean, hay manchas/lesiones que ya existen y que se verán en un futuro. Para un tratamiento despigmentante lo ideal es aplicar cada mañana con el rostro limpio un sérum despigmentante por todo el rostro, sin miedo, haciendo un ligero masaje. Después, es imprescindible aplicar el fotoprotector". 

9) No lavar bien el cabello: "Hay que hacerlo de una manera suave y no frotar nunca el cuero cabelludo en exceso ya que, al hacerlo, se levantan las células de la epidermis y se dejan expuestas capas más profundas de la piel, lo que puede dar lugar a descamación. Esto es algo a tener en cuenta sobre todo en las personas que sufren alteraciones del cuero cabelludo", asegura Antonio Gómez, miembro del equipo de formación de Redken.

10) Usar una herramienta incorrecta para limpiar tu piel: "Damos mucha importancia a qué producto usamos para limpiar nuestra piel, pero no a la herramienta para limpiarla. Abusamos de los discos de algodón y de las toallitas desmaquilladoras, que ni limpian en profundidad ni respetan nuestra piel, pudiendo causar en ella pequeñas lesiones si apretamos demasiado", Teresa Martín Santos, fundadora de Toallitas Näps, que recomienda usar toallitas con tejido en panal de abeja para eliminar todas las impurezas de la piel sin dañarla.

11) No mirar la fecha de caducidad: "Otro fallo grave y frecuente que solemos cometer es el de no mirar la fecha de caducidad de nuestros productos de belleza. Al igual que ocurre con la comida, la mayoría de los cosméticos caducan o pierden sus propiedades con el paso del tiempo. Esta información aparece indicada en el producto a través de un icono de un envase abierto. Pasada la fecha de caducidad debemos tirarlo porque puede dañar o perjudicar nuestra piel", dice Gema Correa, socia y fundadora de la línea de cosméticos naturales Lycolé.

12) No cuidar bien los envases de los esmaltes: "Una vez que utilicemos nuestro esmalte en casa debemos limpiar la boquilla con un papel que no suelte pelusa (no con algodón), para que quede bien cerrado. Además, hay que evitar que le de la luz directa de los rayos solares, ya que tienden a modificarse o decolorarse. Algo tan fácil como meterlo en el frigorífico puede hacer que tu esmalte dure toda la vida", afirma Elmis S. Pacheco, master educator de ORLY.

13) Aplicar el contorno directamente en las bolsas/ojeras: "El contorno de ojos debe aplicarse siempre directamente sobre el hueso que rodea al ojo (hueso periorbital), desde el lagrimal hacia la sien con pequeños toques y también por el hueso en la parte superior del ojo, en caso de que apliquemos ingredientes activos para mejorar la elasticidad y firmeza de la piel. Nunca lo aplicaremos hacia el interior, en los párpados, ya que se podría acumular el producto (su piel es finísima) y podría dar lugar a irritaciones o acúmulos de grasa (miliums)", recomienda Mónica Lizondo, fundadora y directora científica de Segle Cinical.

14) Usar mal el tónico facial: "Al usarse tras la limpieza y antes de la hidratación, muchas personas piensan que es para terminar de limpiar su piel y lo utilizan arrastrando el producto sobre la piel. En Alma Secret recomendamos dos formas distintas de usarlo: a golpecitos sobre la piel con una muselina para no agredirla y con las yemas de los dedos haciendo círculos sobre el rostro", recomienda Rocío L. Cuesta, fundadora de la firma y doctora en Farmacia.

15) Maquillar toda la ceja con la misma intensidad: Actualmente están de tendencia las cejas con volumen, esculpidas y muy definidas, pero a la hora de maquillarlas a veces cometemos errores que no aportan un aspecto natural, como por ejemplo, maquillar la ceja con la misma intensidad de tono de inicio a fin. "Para conseguir un acabado natural, es importante no aplicar demasiado producto en el inicio de la ceja. Esta zona debe ser un poco más clara y, a continuación, hay que ir incrementando la intensidad del pigmento hacia el arco de la ceja y el final. No es necesario siempre utilizar varios tonos, pero es importante controlar la presión en la aplicación y la cantidad de producto depositado. Si marcas mucho el inicio de la ceja, vas a conseguir una expresión endurecida y demasiado agresiva", nos explica Paula Marcos, Beauty Coach de Estee Lauder.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de The Secret Lab (@the_secret_lab) el

15) Olvidas aplicar protector solar bajo los ojos: "Algunos protectores pueden irritar o molestar cuando los aplicamos en esta zona, especialmente en verano si se escurre con el sudor o el agua de la piscina o la playa, pero la piel de esta zona es la más fina, delicada y sensible y suele ser la primera en mostrar signos de envejecimiento. Utilizar protector solar en todo el rostro previene lo que llamamos fotoenvejecimiento, y por ello también es importante no olvidar esta zona, ya que, si los efectos del sol son nocivos, en esta zona lo son aún más. Puedes encontrar solares específicos para el rostro que no contienen fragancias y de esta forma evitar irritar los ojos y no engrasar la piel", apunta Natalia Hougham, CEO de Novo Clinic.

16) Usar el iluminador como antiojeras: Tal y como nos dicen los expertos de Clarins, si lo haces te quedará un maquillaje poco natural con los temidos 'ojos de panda'. "Para difuminar las ojeras hay que usar un corrector especial para este problema en concreto" que nos ayude a disimularlas, pero consiguiendo un resultado natural y efecto 'buena cara'. 

17) Entrenar con un sujetador normal: Claudia López, fitness coach colaboradora de Shock Absorber, asegura que: "En la actualidad, el running y el crossfit están en auge y son actividades que suponen un gran impacto para nuestro cuerpo. Como protección a este impacto, solemos buscar un calzado adecuado para tener una buena amortiguación y proteger nuestras articulaciones. De la misma manera, las mujeres deberíamos buscar un sujetador deportivo adecuado que proteja nuestro pecho al entrenar". "Sin embargo, un 44% de las mujeres que realiza ejercicio de forma habitual no utiliza sujetador de deporte, hasta el punto de que entrenan con lencería de diario. Esto tiene consecuencias, ya que puedes tener molestias en la zona mientras haces deporte. Sin usar un top deportivo adecuado, la oscilación del pecho puede ser de hasta 14 centímetros con cada movimiento y puede dañar de forma irreversible los ligamentos de Cooper", añade.

18) No aplicar bien la base de maquillaje: Para que te quede un resultado perfecto, debes empezar alrededor de la nariz, la boca y la barbilla, que son las zonas donde la piel tiende a estar enrojecida e irritada. "Después, extiéndelo por el resto del rostro. Utiliza tus dedos para conseguir una cobertura ligera, o una brocha para mayor cobertura", nos aconsejan desde Bobbi Brown.

19) Elegir mal el perfilador de labios: Los expertos de MAC afirman que, si queremos "que nuestros labios destaquen por bonitos y no porque parezcan que son una pegatina, debemos elegir los perfiladores labiales del mismo tono del labial que vamos a aplicar o un pelín más subido. Nunca debemos elegir el perfilador más oscuro que el labial, ya que hará que visualmente se aprecie el labio separado". 

20) La crema de manos no hidrata las uñas: "Algo que mucha gente piensa es que sólo con hidratarse las manos ya hidratamos las uñas, pero en realidad, si no usamos un aceite adecuado que penetre bien, la crema de manos no hará nada. De hecho, la mayoría de cremas de manos no sirven para hidratar las uñas", apuntan los profesionales de CND, que nos avisan de que: "Si nos esmaltamos las uñas después de hidratarnos la piel, el esmalte no se podrá aplicar bien y el resultado no será adecuado, por lo que deberíamos esmaltarnos cuando haya pasado un buen rato desde la hidratación". 

21) Maquillar los ojos con sombras después de la base: "Siempre que vayamos a aplicar sombras (sobre todo si son de tonos oscuros) será lo primero por lo que empezaremos a la hora de maquillarnos, ya que siempre suelen caer partículas de polvo en el rostro. Así podremos limpiar las zonas afectadas sin estropear nuestra base", dice Sheyla Malo, experta de Benefit.

22) Cuidado con los refrescos light con gas: "Aunque muchos de ellos no tienen calorías y no van a perjudicar la evolución de tu dieta, incluso pueden ser una ayuda en momento puntuales de ansiedad de algo dulce…, no es recomendable su consumo en grandes cantidades. El problema es que pueden producir gases y molestias gastrointestinales y, a más largo plazo, incluso podrían favorecer la descalcificación de los huesos", advierte Josefina Royo de la Torre, directora de Instituto Médico Láser (IML).

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Lorena Rae (@lorena) el

23) Utilizar mal los cosméticos por no conocer cómo es nuestra piel: "Normalmente, las mujerescon piel mixta o grasa evitan utilizar cremas de cualquier tipo por miedo a la aparición de más grasa, esto es un error. La piel grasa puede estar deshidratada por lo que necesita algunos productos igual o más que una piel seca solo tendremos que buscar los adecuados (productos que sean específicos para pieles grasas, oil free y texturas ligeras tipo gel). El mejor consejo es que te hagan un diagnóstico de tu piel para evitar elegir productos inadecuados", dicen desde Neutrogena.

24) Sudar mucho adelgaza: "Es una afirmación incorrecta. Sólo perdemos agua, que se recupera cuando nos volvemos a hidratar. La sudoración es un mecanismo del cuerpo para bajar nuestra temperatura corporal y eliminar toxinas. La pérdida de peso es consecuencia de la realización de ejercicio, no de la sudoración propiamente dicha", recalca Pasucal Engono, Master trainer de minimfit.

25) No aclarar bien el cabello: "Es importante aclarar el cabello con agua abundante y dejarlo libre de champú o mascarilla; y utilizar agua templada o fría, de esta manera el pelo brillará mucho más", explica Amalia López, jefe de producto de René Furterer.

26) Cuidar tus pies solo en verano: "Durante los meses de frío, el cuidado de los pies suele ser el gran olvidado, situación que suele conllevar la aparición de grietas y asperezas en la zona de talones, dedos y planta que además de poder ocasionar dolor, son bastante antiestéticas a la hora de cambiar un zapato cerrado por unas sandalias nuevas. Por ello, es recomendable incluir durante todo el año en nuestra rutina de belleza, una crema específica para el cuidado de la piel de los pies que la proteja, regenere y, mucho mejor, si cuenta con propiedades nutritivas, como aquellas que contengan ingredientes bio como la cera de abeja o el aceite de karité", es el consejo que nos da Vanessa Paredes, directora técnica de cosmética de Marnys.

27) Ducharte con agua muy caliente: Nos recuerda Carmen Navarro, que "si subes la temperatura del agua por encima de la corporal puedes provocar una deshidratación epidérmica. Si además utilizas geles y jabones demasiado agresivos que pueden alteran el pH de la piel puedes provocarte por ejemplo una, dermatitis atópica". Y además, algo que rara vez imaginamos, "el agua caliente puede provocarte flacidez". Para evitarlo utiliza agua tibia y procura utilizar jabón solo en las zonas estrictamente necesarias.

28) Poner el perfume directamente en la piel: "Mejor en la ropa o, como mucho, en el pelo", insisten desde Estética & Salud Natividad Lorenzo. "Los perfumes provocan manchas en la piel. Lleva derivados del alcohol que sensibiliza la zona y se pigmenta. De hecho, hay muchas mujeres que tienen en los lados del cuello pigmentado por el perfume e incluso en el escote".

29) Usar crema solo cuando te tira la piel: "El cuidado de la piel ha de ser constante, no solo cuando lo vemos 'necesario', por más pereza que nos de. Deberíamos hacerlo a diario, mañana y noche. Como dicen los expertos… si conseguimos cumplir la rutina durante 21 días seguidos, ¡se convertirá en un hábito!", recuerdan Marta Barrero y Elena Ramos, farmacéuticas, expertas en dermocosmética y fundadoras de The Secret Lab. 

30) Cepillar el pelo fosco o rizado: La peluquera Yolanda Aberasturi dice que pasar el peine o cepillo para peinar el cabello es un error porque "deshaces el rizo y se encrespa el pelo". Para hacerlo correctamente, recomienda que "después de lavar el pelo y con el cabello húmedo y secado con toalla, debes aplicar un gel y arrugar con la mano el largo de la melena. Dejar secar al aire o con un difusor sin tocar directamente el pelo ni peinarlo. Sólo así se consigue un rizo pulido. Si lo peinamos quedaría como pelo frito". 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Aira Ferreira 🇧🇷♉️ (@airafn_) el

31) Maquillar mal las ojeras oscuras: Si es tu caso, "no utilices un corrector más claro". Es lo que nos dice Paulo Almeida, director de formación M·A·C Europa: "Lo único que va hacer es dejarte unas ojeras grisáceas. Elige algo de tu tono de piel o ligeramente más oscuro y verás cómo te quedará mucho mejor". 

32) Limar las uñas en ambas direcciones: ¡Gran error! "Es recomendable limarlas siempre hacia la misma dirección, así evitamos abrir las uñas en capas", nos aconsejan los expertos de Beter.

33) ¿Cuanto más bronceado, menos protección?: "No", dice tajantemente la Doctora Paula Rosso, Centro Médico Lajo Plaza. Es un error pensar que medida que nos bronceemos, hay que ir utilizando factores de protección más bajos. "La melanina que nos da el color en la piel es nuestro protector natural frente a las radiaciones solares, por lo que una piel bronceada tiene menos riesgo de quemarse que una piel más blanca; pero al final lo importante es evitar que el sol sea dañino para nuestra piel así que, independientemente del índice de bronceado, nunca deberíamos estar poniendo un factor por debajo de 30, al menos esa es la recomendación actual".

34) Extender la espuma moldeadora con las manos: Según Eduardo Sánchez, Director de Maison Eduardo Sánchez, no se hace así: "La mejor forma es depositar la espuma en un peine de púas anchas (cabellos rizados) o en un peine de dientes finos (cabellos lisos) y después peinar, de manera que se extiende y distribuye perfectamente por todo el cabello". 

35) Realizar mal los masajes para evitar la celulitis: "A la hora de tratar la piel de naranja, además de combinar la alimentación saludable y el ejercicio regular, uno de los principales errores que se comenten es no realizar de forma constante un masaje anticelulítico después de la ducha. Incluir este hábito en nuestra rutina de cuidados va a ayudar a romper los nódulos de grasa, movilizar el sistema linfático al mismo tiempo que van a favorecer que los tratamientos dermocosméticos penetren de forma más efectiva. Para estos masajes son de especial interés los que tienen formato en aceite", confiesa la Doctora Ana Ortiz, Gerente de Dermocosmética de Farmasierra Laboratorios.

36) ¿Tres o cinco comidas al día?: "Eso es una leyenda. Lo ideal es comer en función de cómo sea tu día y tus entrenamientos, siempre y cuando sigas estos principios: nada de azúcares, grasas saturadas e hidrogenadas, zumos envasados, bebidas gaseosas, pan blanco, incluir al menos cuatro piezas de fruta y de verdura variada con diferentes fuentes de proteínas (atún, pollo, pavo, guisantes, queso batido, ternera blanca... ) y, lo más importante, cena como un pobre. Nada de hidratos simples y proteína limpia, tipo salmón, lubina, merluza...", explica el entrenador Óscar Alvarez.

36) Exfoliar la piel dos veces por semana: "Las células muertas que intentamos eliminar con la exfoliación tienen una función barrera y protectora y la piel se exfolia de manera natural cada 28 días, por lo que las células más maduras en la superficie de la piel se van desprendiendo", afirma Pedro Catalá, doctor en farmacia y Fundador de Twelve Beauty. "Una buena limpieza sería más que suficiente. Salvo en el caso de pieles con queratosis o exceso de impurezas".

37) Rizar el cabello y dejarlo tal cual: Un error muy habitual es terminar de rizar el cabello y dejarlo con ese acabado. Los profesionales de ghd nos recomiendan "peinar o cepillar el cabello después de rizarlo con la plancha, tenacilla o rizador buscando un efecto surfero más desenfadado con el peine o más glam con el cepillo. Normalmente da mucho miedo, pero el resultado es una pasada". 

 

More about