Sara Sálamo

'¡Ya vuelvo a ser yo!' Sara Sálamo recupera el peinado con el que se siente más cómoda

Tal y como explica la actriz en su cuenta de Instagram, también su pareja, Isco Alarcón, aprovechó para darle un nuevo aire a su look

by hola.com

Ya nos lo anticipaba su peluquero de confianza, Alberto Cerdán, en una entrevista: el flequillo es una de las señas de identidad de Sara Sálamo. No es extraño que la actriz canaria, que está embarazada de su primer hijo, se haya decidido a recuperar este rasgo, tal y como ella misma ha anunciado en su cuenta de Instagram en su última publicación. "Ma flequi is back!", comentaba sobre su nuevo look, acompañando a una fotografía en la que podemos verla con su larga melena ondulada de medios a puntas combinada con un flequillo largo, a la altura de las cejas (siguiendo los pasos de otras celebrities, como la modelo Kendall Jenner, quien también se ha apuntado a esta tendencia). En un vídeo en Stories, añadía además, "¡Ya vuelvo a ser yo! Ha vuelto mi flequillo y mi color", confirmando que es con este peinado con el que se siente más cómoda. Y aprovechaba a agradecer el trabajo de los estilistas de Alberto Cerdán, su salón de peluquería referencia. La intérprete ha estado grabando en los últimos meses la serie de Telecinco Brigada Costa del Sol, que seguramente ha influido a la hora de renunciar a su look habitual.

Lee también: Todo sobre el entrenamiento de Sara Sálamo durante su embarazo

Un flequillo que es 'su marca'

Precisamente sobre el flequillo -al que ha vuelto- nos hablaba en su día el peluquero. “Es brutal, es su marca. Pocas veces la he visto sin flequillo y la veo mejor con él. Eso sí, es un flequillo bastante entero, no tiene los lados muy largos. Se ve que es un flequillo, no es un estilo francés”, matizaba, y explicaba que requiere de un mantenimiento cada 15 días. La actriz no ha decidido solamente apostar por el flequillo, sino que también ha retocado su color. La estilista Marta Manso, responsable de su look en esta ocasión, nos cuenta que "Sara lleva unas babylights camufladas en efecto tiger eye, para poder dar luminosidad a su melena castaña, sin necesidad de esclavizarla con el color".

“Sara ha cambiado mucho de tonalidad en su melena, por cuestiones de su trabajo, es una actriz muy camaleónica. Y no tiene miedo a los cambios de look", nos contaba en la entrevista el peluquero afincado en Barcelona. Y daba pistas entonces sobre el tono que mejor le sienta: “En su caso, de una piel cetrina, los tonos que siempre funcionan bien en ella son los tonos miel. Lleva un balayage con un relieve de tonos miel con las puntas más claras. El miel más claro siempre ilumina este tipo de pieles. Lleva un degradé muy suave de la raíz a la punta, con reflejos muy sutiles en la raíz y en las puntas un tono más claro. Es un miel dorado, nunca tirando a rojo, sobre todo por su tipo de piel, pues al matiz más cetrino, el rojo lo mata”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Sara Sálamo (@sarasalamo) el

A lo que se mantiene fiel es a su larga melena. La propia actriz reconocía en su blog que desde que de pequeña sus padres le cortaron mucho el pelo, se prometió que no lo volvería a llevar así... y al menos de momento lo está cumpliendo. Alberto Cerdán nos lo confirmaba: “No creo que la veamos con el pelo corto, a no ser que fuera a lo Úrsula Corberó, por exigencias del guion”. Y una curiosidad: también en su Instagram Stories podemos ver cómo la actriz compartía sesión de peluquería con su pareja, el futbolista del Real Madrid Isco Alarcón, quien también decidió aprovechar para cortarse el pelo. "A este chico también le están dejando muy guapo", escribía la canaria. 

Más sobre: