Michelle Obama

La estratégica fórmula de belleza de Michelle Obama, al descubierto

Su gurú de confianza, Jennifer Brodeur, ha desvelado el ritual con el que se cuida la piel la que fuera Primera Dama de Estados Unidos

by hola.com

Si bien todas las miradas están en la actualidad centradas en cada aparición de Melania Trump, lo cierto es que la huella que dejó la que fuera Primera Dama Michelle Obama en Estados Unidos es inmensa. A lo largo de los años que duró la Presidencia de su marido, Barack Obama, su esposa se ganó el cariño y la admiración a lo largo y ancho del planeta. Hoy nos hemos fijado en cómo los años no parecen pasar por ella -cumplió 55 el pasado 17 de enero-, gracias en parte a cómo sabe sacar partido a su piel. Y genética al margen, detrás de una buena piel suele haber una gran experta. En el caso de Michelle Obama, su gurú de confianza es Jennifer Brodeur, fundadora de JB Skin Guru, que ha trabajado con ella desde 2014, y que coincidiendo con la gira de promoción de su libro Becoming, ha desvelado algunos de sus secretos para estar radiante.

Lee también: Los grandes secretos de Michelle Obama, la mujer más admirada de Estados Unidos

Brodeur, afincada en Montreal, es la responsable también del cuidado de la piel de Oprah Winfrey, y fue precisamente a través de la conocida presentadora de televisión como conoció a la esposa de Barack Obama. “Nos conocimos durante el 50 cumpleaños de la Sra. Obama. Primero hicimos unos algunos tratamientos faciales en un lugar privado. Luego, unas semanas después, recibí una llamada de vuelta de su equipo, que quería que me reuniera con ella de nuevo, y se nos ocurrió una estrategia de seis meses para su piel. Lo que fue hermoso de la primera reunión fue que ella era una verdadera defensora no solo de un estilo de vida saludable y de autocuidado y amor propio, sino también de ser lo más natural posible y de envejecer con elegancia”, ha explicado. Y recuerda que el momento más memorable con ella fue la primera vez que estuvo en la Casa Blanca. Un marco, sin duda, imponente. “Estaba haciendo mi trabajo y fue cuando salí de allí cuando me di cuenta, ¡Oh Dios mío, acabo de hacer un facial en la Casa Blanca!". Y es que no todo el mundo tiene el privilegio de cuidar la piel de una Primera Dama.

Una piel 'increíble'

Por eso, ella mejor que nadie sabe cómo es la piel de Michelle Obama. "Pensé que su piel era increíble, considerando las circunstancias. El maquillaje en ella es una constante y siempre tiene que estar preparada para las cámaras. Pero hay además muchos desafíos con la piel más oscura. No paraba de pensar: ¿Cómo hacemos que su piel sea más uniforme, en cuanto a la coloración y pigmentación?”. Y a partir de ahí pensó en una rutina de cuidados para la piel de Michelle Obama. “No creo mucho en las exfoliaciones. Comenzamos con un sistema antiinflamatorio y luego traté de integrar más vitamina C y luego vitamina A por la noche”, explica la experta, que realiza sus propias fórmulas y sérums a medida para sus clientas. Tras resolver esa hiperpigmentación, Brodeur afirmaba que el siguiente paso era asegurarse de que la piel estuviera lo más hidratada posible.

Ahora, con motivo de la promoción de su libro, Michelle Obama sabe que todas las miradas están puestas en ella. "Normalmente antes de un acto, me encanta darle un facial de vitamina C a base de colágeno. Utilizo un gel de colágeno en el que infusiono vitamina C y luego uso oxígeno para asegurarme de que la piel absorba tanto como sea posible. Después siempre recurro a nuestro dispositivo LED, que se llama Max. A menudo uso la luz amarilla, y realmente ayuda a conseguir ese brillo de la piel”, cuenta. "La única cosa que siempre me aseguro de tener a mano es withinUs, un suplemento de colágeno que es vital para volar. Siempre recomiendo volar sin maquillaje; incluso si los aviones son privados, hay contaminación ambiental que obstruye la piel”, afirma la gurú de Michelle. Brodeur también explica que le encanta el aceite Peoni L'extrait, un antiinflamatorio que ayuda a que la piel se mantenga muy hidratada.

No dudamos, además, de que en esa piel con efecto glow de la que presume la que fuera Primera Dama, seguramente también influye cómo se cuida por dentro. Michelle se convirtió durante años en firme defensora de un estilo de vida saludable, promoviendo la importancia del ejercicio físico y de una alimentación sana, especialmente entre los más pequeños.

Más sobre: