victorias-secret-cuerpo-postparto

La poderosa lección de autoestima de las Victoria’s Secret tras ser madres

Tanto los ángeles actuales como algunas modelos que colgaron sus alas admiten que aceptar los cambios en el cuerpo comienza por una misma

Después de dos años sin ponerse sus alas como ángel de Victoria’s Secret, la modelo Behati Prinsloo volvía en este Fashion Show 2018 a su casa, a la marca que hizo de ella una supermodelo internacional. Durante su ausencia sobre la pasarela más mediática, la sudafricana ha sido madre de dos niñas, Dusty y Gio, junto al líder del grupo Maroon 5, Adam Levine. La top ha afrontado la vuelta con entusiasmo y, como dijo en Instagram: “Después de dos bebés seguidos, hacer el show de Victoria’s Secret parecía como un sueño imposible, pero me siento más fuerte y más sana que nunca con dos preciosas niñas #girlpower gracias a mi equipo”. Sin embargo, la sudafricana también ha admitido que no todo ha sido un camino de rosas y que volver a desfilar en ropa interior le ha supuesto un reto tanto físico como mental.

“He sacado fuerzas (para volver a desfilar) porque sé que todo el mundo las tiene. Después de tener dos hijas, ahora sé que todas mis inseguridades están dentro de mí, interiorizadas en mi propia cabeza. Nadie más las ve y me quieren sin importar nada más lo que me ayuda a superarlo”, declaraba Behati, según recoge el Daily Mail. Aunque la supermodelo de Namibia haya pasado por el sufrimiento de lidiar con los problemas de autoestima, deja un potente mensaje para cualquiera que esté pasando por un momento de cambios como ella: todo el mundo puede superarlos y el apoyo de los demás es muy importante.

Por esta transición física y mental también han pasado recientemente otras modelos de Victoriás Secret como Candice Swanepoel. Precisamente el pasado mes de julio recurrió a Instagram para reivindicar la necesidad de respeto y tolerancia debido a los comentarios que recibió en las redes tras dar a luz. Ella misma publicó las fotografías de la polémica junto a un texto en el que explicaba que 'las modelos son personas normales' y pedía que las mujeres fuéramos amables las unas con las otras. 

Y entre las veteranas que colgaron sus alas, Miranda Kerr también es de las que defiende el mismo mensaje que sus compañeras de profesión desde el punto de vista de la maternidad. El pasado mayo dio a luz a su segundo hijo, Hart y ahora la australiana se encuentra más apartada de las pasarelas y completamente centrada en su marca de cosmética orgánica Kora Organics, a la venta en exclusiva en perfumerías Douglas en España. Al igual que Behati Prinsloo, Miranda nota que después de dos partos su cuerpo no ha vuelto a ser exactamente el que era, un hecho que no le importa en absoluto: “Es muy importante que como mujeres seamos buenas con nosotras mismas y que no sintamos que tenemos que volver a estar en forma rápido después de tener un bebé. ¡Está bien, tengo un cuerpo de madre y no pasa nada!”. Así son las realistas declaraciones que Kerr hace a la edición australiana de Marie Claire y que terminan con un rotundo mensaje de auto-aceptación: “Me llevó 9 meses, bueno, 10 meses, crear un niño precioso y a lo mejor tardo 10 meses en sentirme de nuevo bien en un bañador. O más. ¡O nunca!”.

Más sobre