Las canas de doña Letizia, a debate

La Reina ha dejado entrever cabellos blancos en sus últimas apariciones públicas, en lo que parece una apuesta más por la naturalidad

Su imagen es analizada al milímetro, por lo que no ha pasado desapercibido para nadie un detalle relacionado con el cabello de doña Letizia: sus canas. Si bien las intuíamos desde hace tiempo, como huella inevitable de la edad en el pelo, lo cierto es que en sus últimas apariciones públicas ha sido cuando la Reina ha mostrado esos cabellos blancos en su melena, en lo que muchos han querido ver una apuesta por la naturalidad, asumiendo el paso del tiempo y renunciando, no sabemos si de forma temporal, a los tintes o mechas para intentar disimularlas a los que seguramente recurría hasta ahora. 

Reina LetiziaVER GALERÍA

Lee también: Cindy Crawford y otras 'celebrities' que no quieren ver sus canas

Fue a finales de verano cuando en algunas imágenes se observaba lo que parecían cabellos blancos en su melena castaña, pero lo cierto es que, poco a poco, hemos ido viendo cómo esa decisión se hacía cada vez más firme hasta una de sus últimas imágenes, la del pasado lunes en el XX aniversario del periódico La Razón, cuando la Reina apostó por recoger su melena en una coleta y ya se vislumbraban perfectamente las canas en su cabello. Además, vemos cómo la reina Letizia lleva un tono más oscuro en su cabello, por lo que podría haber decidido volver a su base natural, dejando de lado los reflejos en tono ceniza con los que estábamos acostumbrados a verla. Lo cierto es que teniendo en cuenta que su imagen está siempre en el centro de todas las miradas, lo que parece evidente es que no se trata de un descuido, sino que es una decisión que doña Letizia ha decidido tomar. Una apuesta por la naturalidad en algunos aspectos relacionados con su imagen, como cuando nos sorprendió con una de sus imágenes más comentadas, sin apenas maquillar, el día del comienzo de curso para sus hijas. 

Reina LetiziaVER GALERÍA

Debates al margen sobre si se trata de una estrategia para aportar naturalidad al inevitable paso del tiempo o incluso a adquirir una apariencia más regia, como también se ha valorado, lo cierto es que hasta ahora, todo parece indicar que la Reina recurría a los consejos de su colorista de confianza para matizarlas y ocultarlas. Una opción muy habitual para conseguirlo son los baños de color para intentar disimularlas, o la coloración con barros o henna. “Si la reina Letizia se hacía baño de color, hay que tener en cuenta que este  “maquilla” más que cubrir, el 50% de las canas. Pero hay canas más o menos duras y en función de la dureza de las canas, actúa más o menos”, nos explica el peluquero Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez de Madrid. “Otra opción es que su peluquero le haga reflejos, y en ese caso, como son parciales, no cubren la totalidad de las canas, se realizan en las zonas donde más cabellos blancos hay para intentar cubrirlos, pero siempre quedará una parte a la vista”, nos cuenta. 

Las primeras canas, que a menudo aparecen concentradas en un solo sitio, generalmente las sienes, se pueden ocultar con una coloración no permanente. Estas desaparecen gradualmente con los lavados (por lo que no dejan raíz) y aportan mucho brillo. Algunos expertos proponen una alternativa natural: la coloración con henna, especialmente favorecedora en los tonos caoba. Cuando hay alrededor de un 50% de canas ya hace falta pasar a una coloración permanente. Para preservar el brillo del pelo recién teñido, conviene usar siempre champús específicos para cabello coloreado, y dedicarle atenciones especiales tales como mascarillas hidratantes. El cabello totalmente blanco requiere una coloración permanente que garantice una cobertura completa.

Reina LetiziaVER GALERÍA

Lo que es un hecho es que, a cierta edad, el pelo toma dos caminos: o se vuelve muy fino, y más escaso, o bien fuerte e incluso crespo, como sucede a menudo cuando aparecen las canas, cuando el cabello se torna más rebelde. Si de algo puede presumir la Reina es de una melena cuidada, brillante, que hasta ahora ha llevado impecable, bien suelta, bien con sus clásicos recogidos, una de sus elecciones fetiche para los grandes eventos, con ligeros matices de color, pero fiel a la gama de los castaños. Ahora, si decide apostar definitivamente por dejar que su cabello se vaya tornando gris, tendrá que prestar especial atención al cuidado de su cabello. "Para que las canas se vean bonitas hay que utilizar siempre un champú polar que elimine el exceso de contaminación y evite que amarillee. Además, yo recomiendo realizar un tratamiento de colágeno una vez al mes. En una sola sesión devuelve al cabello su elasticidad, cuerpo, volumen y resistencia, devolviendo la ondulación, forma y brillo natural", nos cuenta Eduardo Sánchez. 

Más sobre