Cuatro consejos de la duquesa de Cambridge que Meghan Markle podría seguir en su embarazo

De mamá experta a primeriza, imaginamos las recomendaciones que la duquesa de Sussex podría tener en cuenta

Desde que se anunciara su embarazo, Meghan Markle se ha convertido -aún más si cabe- en el centro de todas las miradas. La duquesa de Sussex será madre la próxima primavera y no nos cabe duda de que ya está poniendo todo el esmero para cuidarse y mostrarse radiante durante los meses de gestación, pensando, además, en su recuperación cuando se convierta en madre por primera vez. Y si tiene un espejo en el que poder mirarse, es el de la duquesa de Cambridge, quien cuenta con la sobrada experiencia de sus tres embarazos, por lo que seguro que puede sugerirle algunas de las recomendaciones que siguió durante los meses de gestación. 

Hay que partir, en cualquier caso, de que si hay algo en lo que se diferencian ambas es en el hecho de que en sus tres embarazos, la duquesa de Cambridge sufrió hiperémesis gravídica, una patología que tiene que ver con los cambios hormonales que se producen en la mujer cuando se queda embarazada y que producen un cuadro de vómitos excesivos y continuos durante las primeras 12 semanas de gestación, lo que le llevó a cancelar su agenda durante ese periodo. Sin embargo, por el momento, la duquesa de Sussex no parece haber reducido su agenda, sino todo lo contrario.

Revitalizar y cuidar la piel del rostro

Pues bien, esas náuseas -sobre todo en el caso de que sean severas, pero no solo- pueden acabar dejando huella en la piel de quien las padece, ya que ocasionan una gran pérdida de líquidos, por lo que el cutis también puede resentirse, tornándose deshidratado, apagado y sin brillo. Fue ahí cuando seguro que entró en juego uno de los productos fetiche de Catherine Middleton, pues lo usó  en sus gestaciones para revitalizar y cuidar la piel del rostro: el aceite de rosa mosqueta orgánico de la firma de cosmética natural Trilogy, uno de sus cosméticos imprescindibles, también el embarazo. Cumple, además, cumple el requisito de ser un producto natural, por lo que se evita cualquier problema relacionado con los componentes de los cosméticos. Al parecer se vende un bote cada 20 segundos, lo que lo convierte en un auténtico best seller. Tal vez el hecho de tener a tan conocida prescriptora haya influido, pero lo que está claro es que crea adicción.

Aliado frente a las estrías

Al margen de ser un excelente hidratante, aporta elasticidad a la piel de todo el cuerpo y se ha probado su utilidad para prevenir y mitigar las estrías, uno de los 'daños colaterales' de los embarazos. No hay duda de que esta puede ser una de sus recomendaciones en estos meses para la esposa del príncipe Harry. Aunque precisamente para combatir las estrías, la esposa del príncipe Guillermo también recurrió a otro clásico súper ventas, el aceite de culto Bio Oil, una mezcla botánica natural incluye aceites de romero, lavanda y manzanilla que se ha comprobado que aumentan la elasticidad de la piel, lo que previene la aparición de estas temidas marcas que se ocasionan por la distensión de la piel durante el embarazo. 

Maquillaje efecto buena cara

Como decíamos, aunque muchas embarazadas están radiantes, en algunos casosla piel se puede tornar apagada y pálida, sobre todo después de haber pasado una mala noche o de haber padecido las indeseadas náuseas. Cremas al margen, el maquillaje también puede echarnos una mano en este caso. Entre los cosméticos favoritos de la duquesa de Cambridge hay dos buenos aliados para conseguir un efecto buena cara. En concreto hablamos del tándem formado por los polvos iluminadores Shimmer Brick Bronze de Bobbi Brown y un colorete de culto, Orgasm de NARS, un rubor icónico que ayuda a devolver el resplandor al rostro.

No sin sus tacones

Un último truco de la Duquesa de Cambridge que también puede recomendar a Meghan Markle: la mujer de Guillermo de Inglaterra no se baja de los tacones ni siquiera estando embarazada, aguantando horas y horas con ellos puestos. ¿El motivo? Tiene un aliado secreto para no sufrir con este tipo de calzado. Se trata de unas plantillas de cuero de la marca Alice Bow fabricadas en Londres cuyo precio no llega a los 17 euros. Su creadora, la diseñadora británica Rachel Bowditch, asegura en su web que se dio cuenta de que en el mercado solo había plantillas "feas y poco eficaces" que no evitaban el dolor de pies, por lo que se puso manos a la obra para fabricar un producto de calidad que pusiera fin a su 'sufrimiento'. Así, después estudiar fabricación de calzado y pasar seis meses probando prototipos, encontró la solución. La firma segura que el hecho de que en el año 2015 la revista Vanity Fair publicara que la Duquesa utilizaba sus plantillas, fue toda una revolución y su fama creció como la espuma.

Más sobre