Manicura perfecta hasta 10 días: así lo consiguen las expertas

Qué rutinas seguir y qué productos utilizar para evitar que el esmalte de uñas se estropee antes de lo previsto

Es el objetivo primordial cuando te haces la manicura, al margen de conseguir un resultado favorecedor: que sea duradera. Y es que ¿quién no ha visto en alguna ocasión cómo su esmalte se levantaba antes de lo previsto? Hemos querido recopilar, con la ayuda de los expertos, los trucos que te pueden ayudar a que tus uñas estén impecables más tiempo. Eduardo Laguna, fundador de Sundara, cuenta que “si se trata de una manicura básica, es muy importante el proceso de limpieza, hidratación, esmaltado y protección que le das a las uñas". Así en los centros se encargan de que todas las uñas estén hidratadas y limpias para evitar que una manicura básica se estropee a los dos días. "Hay que cuidar las forma de las uñas, si están agrietadas, si la cutícula está seca, ya que ambas situaciones hacen que el esmalte se levante fácilmente”, añade. Pero ¿qué hay que tener especialmente en cuenta y cuál es el paso a paso?

Antes de la manicura

No solo es llegar y ponerse a aplicar el esmalte. La uña tiene que estar totalmente limpia. Así, los expertos de Beter recomiendan limpiarla con un algodón con quitaesmaltes sin acetona, pues así se retiran posibles restos de esmaltes y de cremas, dejando la superficie limpia para facilitar que las diferentes capas de manicura se adhieran mejor. Mientras, Nadia Barrientos, propietaria del salón madrileño The Madroom, apunta a que no hay que aplicar productos grasos antes de pintar. Y si los hubiera, para eliminar posibles residuos grasos, Helena Liébanas, del centro madrileño 20+tres, recomienda utilizar “un desengrasente, tipo alcohol o agua de esencia de limón”.

¿Qué hacemos con las cutículas?

Desde la firma Beter nos cuentan que es importante aplicar un quitacutículas que ayude a ablandar e hidratar las cutículas, durante al menos un minuto. Posteriormente conviene retirarlas hacia la matriz de la uña suavemente con la ayuda de un palito de naranjo, de modo que esta quede lo más despejada posible. ¿La razón para hacerlo? Si el esmalte se aplica sobre la cutícula, este durará menos, así que, en su opinión, este paso es muy importante.

La base, fundamental

Parece obvio, pero no todo el mundo sigue esta recomendación: hay que aplicar siempre base antes de esmaltar, pues no solo se evita que el color del esmalte pueda amarillear la uña, sino que se alarga la duración del esmalte. 

Así hay que aplicar el esmalte

Desde Beter, nos recomiendan aplicar dos capas de esmalte, finas. “Es importante que sean finas, ya que si son gruesas es más fácil que salte el color, y es más fácil salirse de la zona de la uña y pintarse los dedos”, nos dicen. Y hay que repasar los bordes de la uña, de este modo se sella el esmalte y no saltará tan rápidamente con un golpe. Helena Liébanas explica que hay que aplicarlo desde la raíz hacia el centro y luego los laterales, primero una capa fina, esperar a que se seque y luego aplicar la segunda capa. “Así el esmalte se mantendrá más flexible y evitaremos que salte con cualquier rozadura o golpe”, nos cuenta la experta de 20+tres. Desde el salón madrileño Siberia matizan, además, que "en los salones utilizan herramientas y marcas profesionales, que suelen durar más. Por ejemplo, los esmaltes Vinylux de la marca CND que duran hasta 10 días".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Tom Bachik Nails (@tombachik) el

'Top coat', el gran aliado de una manicura duradera

El último paso de la manicura es el uso de un top coat, en una capa que puede ser más gruesa que las anteriores. Este producto, que se ha convertido en indispensable, protege el color del desgaste y evita que el esmalte se estropee. Es importante, eso sí, aplicarlo cuando el color esté seco. Y es buena idea optar por los que tienen acabado de efecto gel, aportarán más brillo y volumen a tus uñas y el acabado parecerá profesional.

La importancia de los tiempos

No lo olvides, es importante respetar el tiempo de secado de tu manicura si no quieres tener que repetir todos los pasos. Hay productos que te pueden echar una mano en este proceso. Y si una vez finalizada la manicura hay un poco de esmalte en los dedos, hay que esperar a que esté bien seco para retirarlo. Poniendo las manos en un bol con agua templada, los trazos de esmalte en los dedos saltarán con facilidad. Importante: evitar el agua caliente si aún no se ha secado bien el esmalte. La manicura se puede ir al traste.

¿Y después?

Al cabo de un par de días de haber realizado la manicura se puede aplicar de nuevo una nueva capa de top coat para alargar su duración. Así lo recomienda Nadia Barrientos, "además de mantener manos y uñas hidratadas”. Coincide en recomendar la hidratación Eduardo Laguna, de Sundara, al igual que sugiere dar alguna capa de brillo a nuestras uñas cada semana para alargar su duración. “Además, debemos de evitar el contacto con el agua de manera constante e intentar utilizar siempre guantes para tareas cotidianas como lavar ropa o fregar", nos cuenta. 

Más sobre