emily-ratajkowski-peso-modelos

Emily Ratajkowski tiene algo que decir sobre el peso de las modelos

Tras participar en la Semana de la Moda de Milán, la británica se ha mostrado preocupada por el aspecto de algunas de sus compañeras de desfile

En abril de 2018, Emily Ratajkowski recibía el premio a Mejor Modelo del Año que se entrega en la gala de los Fashion Los Angeles Awards. Su espectacular físico es una de las razones principales que le hicieron recibir este reconocimiento, sumado a un carácter y un estilo que no deja indiferente. Pero a pesar de ser una referencia en la moda, la británica de 27 años opina que todavía existen algunas circunstancias fundamentales que necesitan cambiar en la industria. Por ejemplo, respetar de forma obligatoria un peso mínimo que sea saludable, una cifra que en España e Italia se establece por ley en un 18 de IMC (Índice de Masa Corporal), varemo que relaciona peso y altura. En unas declaraciones recogidas por el portal Stylecaster, la modelo se muestra muy abierta sobre su preocupación por el aspecto de algunas de sus compañeras de profesión y se une de esta forma a otras chicas que antes que ella también han querido dar su opinión acerca del físico requerido para caminar sobre la pasarela. ¿Su conclusión? No cree que las cosas estén cambiando.

“Para ser sincera, volviendo de la semana de la moda, todavía hay chicas que definitivamente están por debajo de las leyes del IMC y definitivamente por debajo de 18. Creo que sí hay muchas conversaciones sobre ello que están sucediendo. ¿Pero creo que el mundo de la moda se está reajustando? Para nada”. Las tajantes declaraciones de Ratajkowski se unen a un debate que ya lleva muchos años en el candelero sobre si la industria proyecta una imagen corporal saludable o no. “Espero de verdad que esto empiece a cambiar”, confiesa Emily quien cree que “la moda puede ser una herramienta increíblemente empoderadora, una herramienta que las mujeres podemos utilizar. Pero no creo que refleje eso ahora”.

Con estas palabras, la modelo pretende poner su granito de arena con el que ayudar a jóvenes - y también a otras colegas de profesión- que sientan que tienen que cambiar su cuerpo para encajar en determinados estándares: “Cuanto antes nos demos cuenta de esto -que no nos asuste decir lo que pensamos en lugar de acudir a la culpabilidad o la vergüenza, que empecemos a sentirnos dignas de nosotras mismas- menos veces pasará en futuras generaciones”, afirma Emily, que mide 1,70 metros y pesa 52 kilos, o lo que es lo mismo, tiene el IMC de 18 que pide se respete.

Más sobre