La cura 'detox' de Elizabeth Hurley para mantener su envidiable figura a los 53 años

La actriz ha disfrutado de un programa de tratamientos en un exclusivo centro austriaco de bienestar

Quien algo quiere, algo le cuesta. Elizabeth Hurley es el último ejemplo de que una figura envidiable a los 53 años es posible, pero requiere esfuerzo. Así, dieta y rutinas de ejercicio al margen, la actriz británica ha decidido llevar a cabo una cura détox de una semana de duración en un exclusivo retiro de bienestar. Ha sido la propia Hurley la que ha compartido en su cuenta de Instagram varias imágenes en las que explica que ha optado por el centro VivaMayr en Austria, donde se está sometiendo a este programa de tratamientos y dieta que ella misma califica como “brutal”, aunque está mereciendo la pena en opinión de la británica. 

Lee también: Elizabeth Hurley en bikini o cuando los 52 son mejores que los 25

La actriz daba pistas en su sus últimas publicaciones en su cuenta de Instagram de cómo estaba siendo 'la cura', un programa intenso que le estaba ayudando a recuperar 'su encanto'. La actriz también compartió una foto junto al pintoresco lago, escribiendo: "Espero que de camino hacia un yo más sano", e incluso una instantánea disfrutando en la sauna:  "A punto de brillar...". "Los hombres sudan y las mujeres brillan...", comentaba una sonriente Hurley.

Sin duda, ha elegido un lugar de ensueño, situado a la orilla sur del lago Wörth, en un exclusivo hotel de cinco estrellas con instalaciones que incluyen piscina, spa, gimnasio y un centro de belleza.  Un centro de bienestar que se define como "sinónimo de un estilo de vida basado en una dieta sensata, el equilibrio interior y una forma de vida consciente como base para la salud y el bienestar". Así, lo más probable es que la embajadora de Estée Lauder ha seguido uno de los planes personalizados de la clínica, con el objetivo de recuperar la energía y mantener su figura.  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Elizabeth Hurley (@elizabethhurley1) el

Los huéspedes pueden participar en programas holísticos diseñados para aliviar el estrés y mejorar la salud. Y la alimentación tiene un papel fundamental, pues consumen unas 600 calorías diarias, con una dieta libre de gluten y de lácteos. Todo con el objetivo de detoxificar el cuerpo, reduciendo además la acidez. A esta cura intensiva hay que sumar masajes abdominales, terapias mente-cuerpo y lecciones sobe cómo cómer de forma saludable. Según Hello Magazine, ya han probado las bondades de este centro modelos como Karlie Kloss o Suki Watherhouse. Eso sí, el precio de este tratamiento no es apto para todos los bolsillos, pues las habitaciones cuestan a partir de 240 € por noche y ascienden a 1.200 € en habitación individual, a lo que hay que sumar el precio de los tratamientos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Elizabeth Hurley (@elizabethhurley1) el

A sus 53 años, la actriz puede seguir presumiendo de un cuerpo espectacular con un abdomen plano envidiable. Así, sus posados en ropa de baño -la actriz lanzó su propia firma, Elizabeth Hurley Collection, hace una décadaen su cuenta de Instagram suelen conquistar a su millón de seguidores, que no dudan en dejarle miles de comentarios elogiando cada una de sus instantáneas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Elizabeth Hurley (@elizabethhurley1) el

Hurley es muy consciente del paso del tiempo y por eso la actriz cuida al máximo su alimentación. Así, la actriz sigue una dieta muy rígida a base de comida orgánica. De hecho, si por algo es conocida la actriz es por su amor incondicional hacia la comida de este tipo. Una pasión que fue más allá y hace algunos años lanzó su propia marca de comida saludable que se comercializó en los grandes almacenes de Harrods, en Londres. A eso suma una rutina de ejercicios y en una entrevista que concedió a Fox News, también confesó otro de sus trucos: caminar. “No hay atajos para ser delgada. Debes cuidar lo que comes. Me presiono incluso más porque sigo sigo siendo modelo de mi propia línea de bikinis. Soy extremadamente activa; no estoy sentada durante mucho tiempo”, afirmó. 

Más sobre