drew-barrymore-photoshop

Las controvertidas declaraciones de Drew Barrymore sobre los retoques digitales en Hollywood

La actriz da su opinión acerca del Photoshop, cuyo uso va perdiendo adeptos a medida que crece la tendencia del maquillaje natural

Mientras que hasta hace unos años los retoques fotográficos se utilizaban tan solo para las portadas de las revistas, hoy en día casi todo el mundo está familiarizado con los filtros gracias a las redes sociales. Debido a lo que algunos llaman abuso de este tipo de herramientas, muchas modelos, actrices y cantantes han demandado en numerosas ocasiones el uso de Photoshop en sus fotografías pidiendo que se ofrezca a los lectores una imagen real de sí mismas. Además, el movimiento #nofilter (subir imágenes a Instagram sin filtros) y la tendencia del maquillaje natural están muy de moda y, aunque Drew Barrymore sea de las que no tienen problema en salir a la calle con la cara lavada… ha confesado no estar del todo de acuerdo con que el retoque fotográfico sea algo malo.  

“Lo cierto es que no me importa (que las fotografías tengan retoques). Creo que cuando es demasiado real a la gente no le gusta y cuando es demasiado falso a la gente tampoco no le gusta, por lo que hay que encontrar un punto intermedio. Si algo está retocado hasta el punto de no resultar accesible, has llegado demasiado lejos”, explicaba para el portal Refinery 29. De esta forma, Barrymore se atreve a discrepar con otras colegas de profesión porque continúa diciendo: “Si salen personas con celulitis y poros abiertos a la gente no le gusta. Nadie está nunca satisfecho con ninguno de los lados del espectro”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Drew Barrymore (@drewbarrymore) el

Aunque la posición de Drew con respecto al Photoshop sea más amable que la del resto de actrices, en su día a día la naturalidad es el look por el que suele apostar la californiana, incluso siendo la fundadora de Flower Beauty, una marca de maquillaje a la venta en Estados Unidos que es todo un éxito. “Vivo en el mundo de la belleza, así que o estoy cubierta de pigmentos y productos hasta la nariz o en la silla de un maquillador trabajando 18 horas con maquillaje en mi cara. Por ello, me rebelo en mi tiempo libre y solo quiero que mi piel respire”, ha explicado. Para la estrella, el equilibrio es la clave y asegura que, para trabajar en el mundo del entretenimiento, a veces hay que alejarse un poco de la realidad y dejarse llevar por la fantasía.

Más sobre

Regístrate para comentar