Pilar Rubio de los 30 a los 40: la evolución de su ritual de belleza

La maternidad ha supuesto el mayor cambio en la presentadora, que reconoce que tiene menos tiempo para ella, pero eso no significa que descuide sus hábitos

El paso de los años le sienta muy bien a Pilar Rubio. Muchos recordarán aún a aquella joven reportera del programa Sé lo que hicisteis de melena negra y una mirada de impacto con ojos azules. Son muchas las cosas que han cambiado en ella desde entonces, aunque sigue siendo fiel a un estilo y unos hábitos saludables que, eso sí, ha ido adaptando a lo largo de los años. Y es que si algo ha cambiado a la presentadora, que ya ha cumplido 40 años, ha sido la llegada de sus tres hijos en los últimos cuatro años, desde que se convirtiera en madre por primera vez en mayo de 2014. La maternidad da un vuelco -más o menos grande- la vida de la mujer, aunque solo sea en cuestión de adaptar las rutinas y los hábitos a la llegada de los niños. “Ahora tengo que ser más rápida, más práctica, no tengo tiempo para mimarme como antes. Cada vez que me ducho y me arreglo, mi hijo está conmigo y le tengo que ir entreteniendo”, nos comentaba en una entrevista en 2015 sobre sus secretos de belleza la prometida del futbolista Sergio Ramos, quien reconocía tener cada vez menos tiempo para ella misma, aunque eso no significaba renunciar a cuidarse: “Cada dos meses, voy a mi dermatóloga para que me haga una limpieza de cara y un tratamiento hidratante”. Eso es algo que no ha cambiado para la presentadora.

Su mirada sigue siendo su punto fuerte

Uno de los aspectos que hemos podido ver cómo ha ido variando Pilar Rubio, protagonista de la portada del nuevo número de Fashion, es su forma de maquillarse, tanto en sus apariciones públicas como en sus publicaciones en redes sociales. Aunque sigue siendo fiel a su mirada enmarcada en negro, uno de sus rasgos de identidad, lo cierto es que poco a poco comparte imágenes en las que la naturalidad cobra protagonismo. Ha ido suavizando su forma de maquillarse, excepto para las grandes ocasiones, en las que sigue presumiendo de mirada de impacto. “Si me preguntas por mi punto fuerte…intento potenciar mi mirada metiendo contrastes de colores en las sombras para resaltar el color claro de mi ojo”, nos contaba. Ahora, no son pocas las veces en las que apuesta por maquillajes más sencillos, no recurre tanto al estilo pin up de mirada enmarcada en negro y labios rojos vibrantes con el que nos sorprendía en sus comienzos. “El maquillaje un arte que me encanta y que he ido aprendiendo con los años, cómo no, gracias a los profesionales que me han maquillado tantas y tantas veces”, explicaba ella misma en el blog, donde decía que le encantaba preguntarles a los expertos sus trucos para luego aplicarlos ella misma. Le da, además, mucha importancia al cuidado de su piel, que tiene que estar siempre limpia e hidratada, tanto la del rostro como la de una zona tan específica como el contorno de ojos, que no ha dudado nunca en cuidar con esmero, por saber que es una piel especialmente delicada y en la que más se puede notar el paso del tiempo y esa falta de descanso a la que se enfrenta la madre de tres niños.

Sí que ha ido cambiando la elección de sus productos y así, si cuando era más joven recurría como ella misma apuntaba a hidrantantes con color, por ser un formato cómodo y muy versátil, ahora tiene otras preferencias, como el maquillaje en polvo, una alternativa más ligera que la base de maquillaje en crema. “Yo los uso durante el día, pero por la noche opto por una base más duradera”, explicaba en el blog, donde alguna vez ha apuntado que prefiere aplicar la base con brocha, pues deja un acabado muy uniforme e impecable. 

¿Y su melena? La presentadora madrileña apenas ha matizado el tono de su melena a lo largo de los años, jugando con tonalidades que iban del castaño -más o menos intenso- a los tonos rojizos. De hecho, fue en la recta final de su último embarazo cuando decidió darle un matiz más claro a su melena, apostando por el castaño. Pero de nuevo parece que se siente cómoda con su pelo moreno y confirma que no es amante de los cambios de look extremos. Sí que ha jugado con recogidos de aire retro y estilo pin up a lo largo de los años, pero no la hemos visto atreverse con un corte más llamativo. Y el pelo liso es su elección en la actualidad, pues la vemos recurriendo menos a la melena rizada que hace unos años. 

Lee también: Así es el entrenamiento con el que Pilar Rubio tonifica sus brazos en verano

El ejercicio, como filosofía de vida

También hemos podido ver una evolución a la hora de introducir el ejercicio en sus hábitos. Tanto, que lo ha convertido en una filosofía de vida, como vemos en múltiples publicaciones en su cuenta de Instagram, donde se pone en forma con su entrenadora Noe Todea, como en algunas de sus intervenciones en el programa El Hormiguero, donde colabora. Y si antes disponía de más tiempo, ahora lo que hace es adaptar su rutina a su maternidad, entrenando incluso en compañía de sus hijos, aprovechando hasta los momentos de paseo en el parque. “Soy una chica normal que quiere estar en forma y, afortunadamente para nosotras, cada vez hay más cultura de vida sana y las mujeres estamos tomando conciencia de lo importante que es el ejercicio en calidad de vida”, explicaba la presentadora que ha reconocido que entrena nada más levantarme, cuatro días a la semana durante hora y media. Antes, eso sí, tal y como ella misma ha explicado, entrenaba en ayunas porque, pero decidió variar esta costumbre y tomarse un zumo nada más levantarse. “La verdad es que me siento mucho mejor. Después de entrenar ya me tomo el desayuno completo con batido de frutas, pan de centeno, pavo y algún lácteo además de infusión que me encanta”, apuntaba en un post en mayo de 2016.  “Es cierto que hay que tener constancia para estar en forma. Yo siempre digo que es la suma de tres elementos básicos: ejercicio, comida sana y dormir”, cuenta. Tan solo ha cambiado algunas de sus costumbres durante sus embarazos, como ella misma reconocía en el blog de ¡HOLA!: “Sigo haciendo ejercicio aunque mucho más suave y controlado por Caroline Correia. Tengo que dejar a un lado cualquier deporte de impacto”.

La importancia de una alimentación sana

Lo que no ha variado ha sido su defensa de una alimentación saludable. Ella misma lo explicaba en su dicho blog, reconociendo que siempre come sano. Antes, durante y después de sus tres embarazos en los que explicaba que solo incluía “los cambios habituales, que son lavar con una desinfectante especial las frutas y las verduras, cocinar muy bien las carnes y los pescados, evitar los quesos no pasteurizados y los embutidos curados, etc”. Sobre la alimentación en el embarazo daba además, un consejo: “Recuerda, no comas por dos, sino dos veces mejor”. Así, Pilar también ha reconocido que el deporte está muy bien, pero “si no sigues una alimentación equilibrada, no hay forma de definir, por lo menos en mi caso. Desde hace meses hago las 5 comidas al día que se recomienda hacer y me va muchísimo mejor”. Su clave es intentar seguir una alimentación equilibrada, "pero sobre todo el secreto es que no hay secreto: el hecho de tener un niño te hace quemar muchas calorías y mucha energía, y a eso súmale la lactancia. Es un proceso natural que aunque no lo quieras, adelgazas (aparte de que no duermes...)", apunta. 

Tiempo para la meditación

Si hay algo que sí que hemos podido ver es cómo le ha ido dando un mayor valor a aspectos relacionados con la parte más emocional, buscando también un equilibrio espiritual. Así, además de hacer del yoga uno de sus mejores aliados, en alguna ocasión ha recomendado también la importancia de disciplinas como la meditación y la respiración. “Todo el mundo puede meditar, esta es la buena noticia. No hace falta nada en especial, solo cerrar los ojos, respirar con buen ritmo y dejar la mente lo más relajada posible. ¿Parece fácil, eh? Cuesta, pero si se practica, en muy poco tiempo se obtienen resultados casi de inmediatos”, apuntaba en su blog, mientras que también hablaba de la importancia de respirar bien: “Muchas veces, por nervios, estrés o situaciones diarias complicadas, nos hiperventilamos o no respiramos con buen ritmo. Es muy positivo aprender técnicas de respiración ya que nos calman, nos ayuda a tomar contacto con nuestro yo interior, nos da paz y mejora el ritmo cardíaco”.  Al final, si algo se puede extraer de la filosofía de vida que transmite la presentadora es que todo es cuestión de adaptarse al paso del tiempo y de aprovechar el tiempo que tenemos al máximo.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más