El elixir de la juventud, según la maquilladora de Jane Fonda

La mujer de confianza de la actriz, Shawnelle Prestidge, ha publicado los gestos que retrasan el paso del tiempo. Entre ellos, un tónico de miel orgánica y vinagre de sidra de manzana

Si hay una actriz que parece tener en su mano el elixir de la eterna juventud, esa es Jane Fonda. La actriz, que ya ha cumplido los 80 años, puede presumir de mantenerse impecable pese al paso del tiempo que, es lógico, ha ido dejando huellas en su piel. Pero dicen que quien tuvo, retuvo, y lo cierto es que es una experta en sacarse partido sin estridencias, siempre elegante, siempre presumiendo de un maquillaje acorde con su estilo. Y gran parte de la culpa la tiene la maquilladora Shawnelle Prestidge. Se conocieron en el set de rodaje de un anuncio de L'Oréal -firma de la que es embajadora- y pronto conectaron.

Para cualquier profesional del mundo del maquillaje, trabajar con Jane Fonda es todo un reto. También para ella. A la veterana actriz le gustó su forma de trabajar y establecieron contacto y una larga relación profesional. Tanto, que fue la propia Fonda la que animó a esta experta enamorada desde muy joven del mundo de la belleza a lanzar su propia línea de cosméticos, Prestidge Beauté Active Organics hace un par de años, que cuenta con un producto estrella, su serum Ageless Skin, realizado a base de aceites esenciales y activos botánicos. No es extraño que este sea su producto más mimado, si se tiene en cuenta que parte de una filosofía: “Después de todo, la piedra angular de un gran maquillaje ¡es una gran piel!”, explicaba la maquilladora, que también ha trabajado con Sharon Stone o Zoe Saldana, en una entrevista con W Magazine, donde también da otras recomendaciones para cuidar la piel.

1. Cuidar la piel desde dentro

La experta tiene claro que podemos ayudar a la belleza de nuestra piel desde dentro. Así, ella reconoce que por las mañanas, antes de comer nada, bebe un tónico de vinagre de sidra de manzana orgánica cruda, miel local orgánica cruda y agua caliente tibia para ayudar a equilibrar su organismo y disminuir la temida inflamación. “Esto me ha ayudado significativamente con mis alergias, mi sistema inmunológico y mi hinchazón corporal, además de mi cabello, piel y uñas”, explicaba a W.

2. La hidratación de la piel, fundamental

La piel necesita hidratación. Como ella misma reconocía, antes de crear su propio sérum, siempre se esforzaba en buscar productos que aportaran un extra de hidratación ala piel, pero se encontraba con el problema de que no estaban realizados con ingredientes orgánicos y solían recurrir a fragancias sintéticas. “Esta es una de las principales razones por las que Jane fue una gran inspiración para mí y me animó a crear mi Ageless Skin Serum”, explica en dicha entrevista.

3. Los cosméticos, mejor orgánicos

Los productos de belleza orgánicos son su gran debilidad. “Creo que lo que ponemos en y sobre nuestros cuerpos afecta a todo, desde nuestros órganos (la piel es el más grande y el único externo), el peso, el estado de ánimo, la estabilidad mental y el espíritu. La primera vez que conocí los aceites esenciales fue cuando estaba en la escuela estudiando estética y maquillaje cuando era adolescente, y me enamoré completamente de cómo olían, cómo me hacían sentir y sus poderosas propiedades curativas”, explica.

4. Así se consigue el brillo natural a la piel

Su truco para ese tan deseado efecto glow en la piel está en una mezcla de las lecciones anteriores: la experta considera que para conseguir ese brillo natural en nuestra piel es importante apostar por lo orgánico tanto en la alimentación como en los cosméticos. A ello suma “beber mucha agua limpia y filtrada, el ejercicio regular, risas, amor, meditación y descanso”.

Más sobre