kendall-bella-met

Kendall Jenner y Bella Hadid, duelo de 'selfies' sin maquillaje

Las dos supermodelos se unen a la tendencia y el parecido entre ambas es sorprendente

El mundo está acostumbrado a ver a estas dos modelos con un maquillaje perfecto en todas y cada una de sus apariciones públicas, no en vano, Kendall Jenner es embajadora de la legendaria casa de belleza Estée Lauder y Bella Hadid lo es de Dior Makeup. Sin embargo, la primera ha compartido recientemente una imagen en sus stories de Instagram en la que aparece con la cara totalmente lavada, gesto que ha inspirado a la segunda para hacer exactamente lo mismo. Con la oleada de selfies no makeup de caras conocidas que inundan las redes, no parece sorprendente que las dos supermodelos se hayan sumado a la causa, pero el espectacular parecido entre ambas fotografías sí lo es, tanto que Bella no ha dudado en etiquetar a Kendall en la suya.

Pecas al aire, pelo totalmente recogido hacia atrás con un acabado ultra pulido y sin maquillaje, estas son las señas de identidad de las instantáneas que Hadid y Jenner han subido a sus redes sociales. La hermana modelo del clan Kardashian fue la primera en hacerlo con un texto en el que podía leerse “Besé al sol y el sol me besó a mí” y después le siguió la pequeña de las Hadid con una imagen inspirada en la primera con un texto que decía: “Iguales pero diferentes Kendall hmmmfff”. Además de las pecas, rasgo facial que también le gusta lucir a Kylie Jenner, las dos jóvenes comparten un color de pelo prácticamente igual y los labios de un tono naturalmente sonrojado.

Son numerosas las modelos que afirman preferir un aspecto ultra natural cuando están fuera de las pasarelas, de hecho, hace pocos meses Bella confesó a Into The Gloss: “Cuando no estoy trabajando no llevo nada de maquillaje, literalmente. Lo máximo que me pongo es un poco de máscara de pestañas”. Jenner también ha hablado a Seventeen de las horas que pasa en el backstage y de los problemas que ha tenido por los looks de pasarela: “Creo que lo peor es cuando un diseñador quiere hacer algo con mis cejas. Siempre me pone de los nervios porque cada vez que lo hacen, las pierdo. ¡Literalmente se me caen! Odio que me decoloren las cejas”. En todo caso, su trabajo conlleva pasar largas horas en el sillón de peluquería y maquillaje por lo que dejan que su piel descanse cuando tienen un día libre y, de paso, demuestran al mundo lo privilegiada que es su parecida genética.

Más sobre