El 'efecto Meghan' en la estética, de la nariz al relleno de labios

Algunos expertos coinciden en que la naturalidad de la duquesa de Sussex ya es referente no solo en la cirugía, también en los tratamientos estéticos

Es su año. Meghan Markle es la gran protagonista de este 2018 y ya se han escrito ríos de tinta sobre la imagen de la mujer del príncipe Harry de Inglaterra. Y es que parece que el ‘efecto Meghan’ ha llegado también al campo de la estética. Hace poco, nos confirmaban que su melena ya se pide ya en las peluquerías. Alberto Cerdán nos cuenta que ya es uno de los nombres que más se repite en sus salones, al igual que Daniele Sigigliano, de The Blow Dry Bar de Madrid, quien explica que su pelo capeado y con raya en medio es uno de los más demandados, a la vez que se atreve a pronosticar que su famoso moño messy será también uno de los más imitados. Pero, más allá de su melena, hay muchos más aspectos relacionados con la imagen de la duquesa de Sussex que están comenzando a tomarse como fuente de inspiración, también en el campo de la estética. Así nos lo explican varios expertos, que no hacen sino confirmar algo que suele suceder cuando un personaje -y más aún si es una royal- cobra protagonismo.

“A menudo surgen modas y tendencias en estética que vienen marcadas por la fama e influencia de un personaje popular. En general, cuando decidimos ponernos en manos de expertos tenemos a alguien de referencia en mente, ya sea por su tipo de piel o por tener una silueta estilizada y tonificada”, nos cuenta Myriam Yébenes, directora del Instituto de Belleza y Medicina Estética Maribel Yébenes, quien insiste, eso sí, en la importancia de buscar siempre el consejo de expertos en la materia. Para Yébenes, “Meghan Markle es el vivo ejemplo de cómo unas buenas prácticas en belleza y medicina estética pueden llegar a obtener resultados naturales y saludables. Para conseguir una imagen similar, basta con seguir unas pautas de cuidados que incluyan una correcta limpieza y tonificación por la mañana y por la noche, un sérum vitaminado para que nos dé un toque de luz e hidratación con color en el caso de que queramos conseguir un toque bronceado natural. Y si somos más exigentes y queremos resultados inmediatos, podemos optar por tratamientos en cabina que de manera global consigan recuperar el mejor aspecto. Nosotros siempre recomendamos Vitalis, un tratamiento que aúna 10 tecnologías para recuperar y mantener un rostro radiante y juvenil”, explica.

Meghan MarkleVER GALERÍA

Lee también: Meghan Markle, ¿el nuevo canon de belleza en 2018?

El triunfo de un rostro natural

Y es que no hay duda de que si algo llama la atención de la que fuera actriz de Suits es su naturalidad. Nos lo explica Leticia Carrera, directora del Centro madrileño Felicidad Carrera: “Aunque en el centro nadie pide tratamientos para 'parecerse' a nadie (eso en todo caso ocurriría en casos de determinadas cirugías), creo que el caso de Meghan pone de manifiesto una clarísima tendencia en el mundo de la belleza, que es la naturalidad”. En su centro, apunta, siempre se apuesta por respetar el 'ADN' natural de cada mujer y resaltar esa belleza con tratamientos no invasivos. “Algo similar ocurre con todo lo que Meghan ha aportado para rejuvenecer la corona británica y promover un prototipo de belleza nada encorsetada. Casarse con efecto de cara lavada y ausencia casi total de maquillaje es la mejor muestra en términos de belleza de este fenómeno”, dice.

Además, podríamos decir que se vive cierto paralelismo con el momento de la llegada a la Famila Real Británica de la duquesa de Cambridge. Así lo confirma el Dr. Mora, Responsable de la Unidad de Cirugía Plástica de Clínica Opción Médica, quien explica que “al igual que ocurrió con Kate Middleton en su momento, Meghan Markle se ha convertido en un referente para muchas mujeres a la hora de pedir algún cambio estético facial”. Pero, ¿qué es lo que más llama la atención de su imagen? “Su nariz, por ejemplo, gusta mucho entre algunas pacientes y nos piden conseguir una muy similar a la suya. Podríamos decir que, oficialmente, ha 'destronado' a celebrities como Kim Kardashian o Kylie Jenner, cuya nariz había inspirado a muchas pacientes a la hora de someterse a una rinoplastia a nivel mundial”, se atreve a pronosticar, aunque a nivel corporal, insiste en que las 'reinas' a la hora de inspirarnos siguen siendo las famosas hermanas. Un hecho que comenzó a percibirse bien temprano en Estados Unidos. Ya el pasado mes de diciembre, el Dr. Stephen T. Greenberg comentaba a HOLA! USA que sus pacientes llevaban meses "reclamando una nariz como la de Meghan Markle. Ahora mismo es, posiblemente, de las primeras peticiones, si no la primera, que recibo de pacientes que quieren parecerse a sus celebrities favoritas". 

Meghan MarkleVER GALERÍA

Labios de proporción 50:50

Otro de los rasgos que parece que están dejando huella en las consultas de los centros médico-estéticos es su boca. “Sus labios pueden crear tendencia y ser un reclamo para chicas y mujeres. Son labios con buena forma, tamaño, bien definidos y proporcionados”, cuenta el doctor Oscar Junco, cirujano plástico con consulta en Barcelona. “A las clientas les gusta mucho ella en conjunto, y en particular su boca”, dicen también en el centro madrileño Slow Life House, donde precisamente cuentan en su carta de servicios con una nueva técnica de relleno que ha inspirado la esposa del príncipe Harry. La clave de esta técnica de doble relleno es que el labio superior y el inferior tengan el mismo volumen y largura y, sobre todo, en marcar bien el arco de Cupido. La doctora Pilar Benito, médico estético del centro, nos explica que se utilizan dos jeringuillas diferentes –lo que marca la diferencia con otros protocolos similares- y se rellenan por separado el contorno del labio y el interior para lograr una mayor naturalidad. Se distribuyen por todo el labio cantidades mínimas de relleno a distintas profundidades para mejorar la forma y el volumen. El labio superior deja de ser más corto –y menos voluminoso- que el inferior y el 50:50 es la nueva proporción mágica. Para conseguir un resultado aún más natural, se combina esta técnica con la del arco de Cupido que busca realzar la forma de la zona central del labio superior sin tener que rellenar todo el conjunto. Se trata de un trabajo personalizado a cada anatomía, cuyos resultados duran 12 meses.

En cualquier caso, expertos como la doctora Natalia Ribé insisten en que, pese a las modas y los modelos a seguir, cada paciente es único. Por normal general, el perfil de pacientes que acuden a mi Institut no suelen venir con una idea predeterminada o prototipo de belleza, sino porque quieren empezar a cuidarse, prevenir el envejecimiento, equilibrar, suavizar o corregir facciones, y en general, sentirse bien consigo mismas. Apostamos ante todo por la naturalidad de la paciente, pero también por su individualidad. Cada paciente es única, y los tratamientos que se lleven a cabo para mejorar su aspecto no deben perder nunca de vista esa autenticidad”.

More about