Daisy Ridley bate su récord: un mes y dos cambios de look

La actriz demuestra su faceta más camaleónica y prueba con un nuevo tono para su pelo

Poco más de un mes. Ese es el tiempo que Daisy Ridley ha tardado en elegir un nuevo tono en su melena. La actriz de Star Wars parece estar viviendo un momento de cambios en lo que a su melena se refiere, y si ya nos sorprendía su nuevo look con el pelo rubio, ahora se ha pasado al bando de las pelirrojas. Desde el pasado mes de diciembre, hemos podido verla con tres tonalidades bien distintas y todo parece indicar que se trata de cambios por exigencias del guion. Así, hemos podido ver su última apuesta con la melena suelta marcada con grandes ondas, durante la promoción de la película infantil Peter Rabbit en Londres, donde la actriz británica acudía con un esmoquin firmado por la española Teresa Helbig.

Daisy Ridley rubiaVER GALERÍA

Lee también: 'Copper fire', 'cream soda' y todos los tonos de cabello que querrás en 2018

Después de estrenar una tonalidad de matiz rubio miel a finales de enero, esta vez ha optado por una melena rojiza, eso sí, manteniendo el tono más oscuro de sus raíces. Estamos, no hay duda, ante una actriz camaleónica, y es que, a lo largo de su carrera, la hemos visto probar con multitud de matices en su melena, desde el castaño oscuro hasta este nuevo tono copper fire. Se apunta así a uno de los colores que los expertos ya aventuraban que se haría su hueco este 2018. "Se van a ver mucho los rojos en llama y castaños cobrizos que nos aportan mucha personalidad", nos contaba la peluquera Diana Daureo. 

Lee también: Julia Roberts vuelve al pelirrojo que la convirtió en icono

Daisy Ridley pelirrojaVER GALERÍA

"Se lleva mucho ese tono cobrizo desgastado con la raíz no muy sólida, sino jugando más con un tono más oscuro, pues así cuando crece, el pelo hace un efecto degradado. Nos permite jugar con los contrastes de color", nos cuenta María Baras, de Cheska. Eso sí, los expertos coinciden en que se ve más natural cuando partimos de una base rubia. La actriz completaba su beauty look con un maquillaje natural, con una piel impecable, los labios en un favorecedor tono rosado, y en el que el auténtico protagonista era el eyeliner, muy marcado hacia el rabillo, creando una mirada felina que se convertía en el centro de todas las miradas, con el permiso de su flamante melena pelirroja.

Más sobre