camilla_t

Sobre el alcohol, la fruta y el pan, desmontamos los falsos mitos de la alimentación

Hablamos con médicos, nutricionistas y otros expertos para que nos den las claves de una dieta real y saludable

En el mundo actual tenemos un exceso de información y llega un punto en el que ya no sabemos de quién fiarnos ni qué consejos seguir a la hora de llevar una dieta sana y equilibrada. "El pan engorda", "los productos light adelgazan", "beber agua en las comidas engorda", "evita tomar hidratos por la noche"... Estos son solo algunos de los mitos sobre la alimentación que están llenos de falsas creencias e informaciones contrarias que nos llevan a error o confunden cuando se quiere perder peso o sencillamente seguir los hábitos correctos. Por eso, en HOLA.com hemos hablado con médicos, nutricionistas y otros expertos sobre estas 'leyendas' y nos han dado las claves para que, de manera definitiva, sepas qué hay de verdad en todas estas teorías .

1) El agua engorda durante las comidas 
"El agua es un nutriente acalórico, es decir que no aporta calorías. Por tanto no engorda ni adelgaza si se toma antes, durante o después de las comidas. Además, es una fuente importante de minerales y electrolitos y un elemento vital para mantenernos correctamente hidratados. Si queremos llevar un dieta equilibrada es aconsejable tomar entre 8 y 10 vasos de agua mineral al día: el primero en ayunas y siempre acompañando cada una de las comidas diarias", nos dice Raquel González, Training Manager de Perricone MD.

2)Saltarse una comida adelgaza 
Teóricamente, sería comer menos, sin embargo, en contra de lo que podríamos creer no adelgaza, sino que engorda. "Esto es así porque sometemos al organismo a demasiadas horas de ayuno, lo que provoca una disminución del nivel de glucosa, de forma que cuando ingerimos algún alimento, este nivel de glucosa aumenta mucho y rápidamente, lo que provoca que se dispare también el nivel de insulina. La insulina es una hormona lipogenética, es decir, formadora de grasa", nos dice la doctora Ana Téllez. 

3) El pan engorda 
Todo engorda por así decir, excepto el agua que no tiene calorías, pero no por ello debemos dejar de comerlo, si no elegir el momento del día en el cuál podemos tomarlo, como por ejemplo en el desayuno junto con aceite, tomate y alguna proteína de buena calidad. Lo que realmente no es beneficioso para nuestra salud es abusar de su consumo y comer grandes cantidades ya que nos va a aportar más calorías de las que realmente gastamos y esto es lo que nos va a repercutir en el peso.

4) La fruta después de las comidas engorda pero antes no. 
"La fruta tienes las mismas calorías tanto antes de comer como después de comer, lo que pasa es que si la tomamos antes de comer, al ser un alimento rico en fibra nos va a saciar bastante y va a hacer que comamos menos cantidad de la comida que tenemos", afirma Cristina Rodriguez Alconada, Licenciada en Nutrición y Nutricionista del Instituto Médico Láser (IML). "Eso sí, hay que tener cuidado en como tomamos la fruta, ya que al ser un alimento rico en azúcar si lo tomamos solo puede aumentarnos posteriormente la sensación de hambre o ansiedad por el dulce, lo ideal es que lo tomemos junto con un alimento rico en proteínas como jamón york, pavo, huevo, frutos secos o un lácteo. Lo que si debemos tener en cuenta es que en ocasiones la misma fibra de la que hablabámos antes y que nos saciaba nos puede dar problemas a nivel de digestiones después de comer, esto si que debemos tenerlo en cuenta a la hora de elegir cuando tomarla, ya que si notamos que su ingesta tras las comidas nos produce digestiones más pesadas, más cantidad de gases, distensión abdominal y otros síntomas a nivel digestivo deberíamos plantearnos el tomarlo en otro momento del día".

5) Los hidratos por la noche engordan.
"No es cierto que engorden más salvo en situaciones clave, relacionadas por ejemplo con tolerancias hormonales. De hecho, en determinados casos, se ha demostrado que tomándolos por la noche, al día siguiente se está más saciado y ello favorece una dieta de adelgazamiento. Un plato con hidratos no será negativo siempre que se combine con otros alimentos que se conviertan en los protagonistas de la cena, como las legumbres, las frutas y determinadas verduras", nos cuenta Pilar Vela, Fit Setter de Royal Hideaway Sancti Petri.

6) El alcohol es malo. ✗ / ✓
Lo es en exceso y concebido como bebida espirituosa, pero lo cierto es que determinados grados de alcoholes concretos pueden ser beneficiosos para el organismo. "De hecho, ofrecemos wellness cócteles que poseen un cierto grado mínimo de alcohol", añade Pilar Vela. "¿Un ejemplo? El tequila, que en ciertas dosis controladas, favorece la circulación, reduce la sensación del estrés y ayuda a controlar el colesterol".

7) Si bebes agua antes de comer engordas menos. 
"El beber agua antes de la comida no va a hacer que engordemos menos, lo que sí que nos va a producir es que se nos llene el estómago y por consiguiente tengamos menos hambre. Pero hay que tener cuidado con esta para´ctica ya que una ingesta de agua antes de la comida puede repercutir sobre la liberación de ácidos gástricos por parte del estómago dificultando la digestión, por lo que no es un consejo que se puede aplicar a todo el mundo para reducir la cantidad de comida que se toma", nos explican desde IML.

8) Mi metabolismo es muy lento y por eso engordo.
Las calorías que necesita una persona sana van en función de la edad, peso y talla, por eso cuanto mayor sea su peso mayor será su metabolismo. "Es la masa muscular la que se encarga de quemar calorías, por ello se recomienda realizar ejercicio físico", aseguran los expertos de Sprinter.

 

Una publicación compartida de goop (@goop) el

9) Los productos light no engordan.
"¿Que entendemos como productos light? Son los que poseen un 30% menos de energía que su alimento homólogo. A no ser que nos encontremos ante un producto para diabéticos, que efectivamente no posee azúcar, aquellos que indican que no contienen azúcares sí pueden contener fructosa, que en definitiva es otro tipo de azúcar, de forma que su aporte calórico no sigue siendo bajo. Para optar por un alimento realmente bajo en calorías lo ideal es que no contengan azúcares, ni sacarosa, ni maltodextrina, ni fructosa. Los alimentos light ayudan a que la dieta tenga menos energía, pero no adelgazan por sí mismos", apunta la Dra. Téllez. 

10) Mezclar hidratos de carbono y proteínas engorda.
"Es el fundamento de muchas dietas llamadas disociadas, pero no tiene ninguna base científica. Cada comida debe incluir proteínas de alta calidad, carbohidratos de bajo índice glucémico y grasas saludables", declara la Training Manager de Perricone MD.

Más sobre