Meghan Markle, ¿el nuevo canon de belleza en 2018?

En palabras de propios especialistas, la prometida del príncipe Harry se ha convertido en el rostro más deseado en los últimos meses

Desde que se anunciara su compromiso con el príncipe Harry, Meghan Markle es la mujer del momento. Todo lo que la rodea se analiza al detalle y el que ya se ha bautizado como 'efecto Meghan' no solo hace que los diseños que elige en sus apariciones públicas se agoten, sino que incluso se notan en las consultas de cirugía estética. Así lo empiezan a comprobar los cirujanos estéticos norteamericanos, quienes reconocen que empiezan a recibirse las primeras consultas para conseguir una nariz como la de la joven actriz. Indicios que apuntan a que Meghan se puede estar convirtiendo en el referente de belleza más solicitado en los próximos meses.

Hasta ahora, al menos en Estados Unidos, las más imitadas eran algunas hermanas del clan Kardashian, concretamente Kim y Kylie, según ha contado el Dr. Stephen T. Greenberg a HOLA! USA, quien afirmaba que "las pacientes empezaron a reclamar la nariz como la de Meghan Markle hace unos seis meses. Ahora mismo es, posiblemente, de las primeras peticiones, si no la primera, que recibo de pacientes que quieren parecerse a sus celebrities favoritas".

 

Lee también: Megaformer, así es la técnica con la que Meghan Markle ha transformado su cuerpo

 

Un rostro simétrico y proporcionado

Pero, ¿qué hace especial o diferente el rostro de Meghan Markle como para que haya gente que quiera conseguir sus rasgos? Hemos querido poner nuestra mirada en sus característica faciales, con la ayuda experta de Virginia Sánchez, directora médico estética de Clínicas Dorsia, que opina que “la clave está en la simetría y proporción de su rostro”. Nos cuenta que los ojos, la nariz y labios son proporcionados al tamaño de su óvalo facial. En el caso concreto de los labios, ofrecen un perfil bien definido y un grosor perfectamente adecuado a sus volúmenes faciales, mientras que los ojos, aunque no son muy grandes, presentan una forma almendrada que le dan un aspecto de dulzura. La nariz y la barbilla, además, son afiladas en la misma dirección longitudinal, pero se compensan con sus marcados pómulos y el ángulo de su mandíbula.

 

 

Así saca partido a su peinado y a su maquillaje

Nos encontramos, por lo tanto, ante un conjunto armónico, en el que las imperfecciones, mínimas, apenas se perciben. Una de ellas sería, según la directora médico estética de Dorsia, el ya comentado pequeño tamaño de los ojos, disimulado gracias al maquillaje con el que consigue darle profundidad a la mirada. Asimismo, el tercio superior facial presenta una leve disminución en el volumen lateral, en la zona de las sienes. ¿Cómo lo soluciona? Con sus peinados, muy bien definidos, que ayudan a disimular esto, ya que generalmente nunca lleva el pelo completamente retirado en ambos lados de la cara.

 

Lee también: Lo que puedes aprender de la facialista de Meghan Markle sobre el cuidado de la piel

 

Una publicación compartida de Meghan Markle (@meghanmarkle) el

¿Hay algún punto débil? Aunque aún es muy joven, Virginia Sánchez apunta a la incipiente flacidez del tercio inferior de la cara. Como recomendación general, para mantener su belleza y prevenir el envejecimiento la recomendación sería realizar tratamientos de ácido hialurónico mínimamente reticulado en las mejillas (mesoterapia con ácido hialurónico reticulado). Y un último detalle sobre su piel: el tono de la piel de Meghan, de ascendencia afroamericana, puede ser también muy imitado. Con el fin de obtener ese matiz tan favorecedor, la experta recomienda recurrir a un sérum con vitamina C con efecto iluminador y cremas con ácido glicólico en diferentes concentraciones.

More about