Cáncer de mama: cómo la autoconfianza puede ayudarnos a afrontar mejor esta enfermedad

Hablamos con la Asociación Española Contra el Cáncer sobre la importancia de la psicología en la lucha contra esta enfermedad que afecta a una de cada ocho mujeres

El cáncer suele llegar como una avalancha a la vida de quienes lo sufren y su entorno. Su diagnóstico suele pesar como una losa y no es extraño que cuando una mujer es diagnosticada de cáncer de mama, viva una auténtica montaña de emociones. Y es que, más allá de la vertiente puramente física y médica, hay un factor psicológico que también tiene su peso. Con motivo de la celebración del Día Mundial del Cáncer de Mama, que se celebra cada el 19 de octubre, hemos querido hablar con Patrizia Bressanello, Psicooncóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer, para que nos cuente cómo la autoconfianza puede ayudarnos a afrontar mejor esta enfermedad que afecta a una de cada ocho mujeres a lo largo de su vida, incluidas algunas celebrities han demostrado su entereza y su fuerza para vencerla, como Shannen Doherty, Kylie Minogue o Anastacia, entre otras muchas. 

LEE TAMBIÉN: Octubre en rosa: la cosmética más solidaria contra el cáncer de mama

 

Una publicación compartida de Kylie Heaven (@kylieheaven) el

La primera pregunta es, tal vez, la más directa, ¿por qué es tan importante la ayuda psicológica para los pacientes con cáncer?
Un diagnóstico de cáncer supone un impacto emocional muy fuerte. Produce un proceso en el que aparecen emociones en ocasiones muy intensas a las que no es sencillo hacer frente: shock, miedo, incertidumbre, rabia, tristeza, etc. Contar con un apoyo profesional que pueda ayudar a manejar esas emociones resulta de gran utilidad.

Además, un proceso oncológico genera múltiples cambios a todos los niveles y el ajuste a esos cambios no siempre es sencillo. Poder recibir unas pautas que ayuden en la adaptación a los cambios también ayuda a hacer frente a situaciones muchas veces complejas que añaden sufrimiento tanto al paciente como a sus familiares.

A diferencia de lo que sucede con otras enfermedades, ¿por qué cree que el cáncer tiene tanto peso psicológico? ¿Sigue siendo una enfermedad con estigma?
Pese a que en los últimos años se ha comenzado a hablar más abiertamente sobre el cáncer, y hemos visto a muchas personas conocidas declarar sin temor que padecen la enfermedad, aún nos queda bastante recorrido a la hora de normalizar la palabra “cáncer”. 

 

¿Es diferente el impacto a nivel emocional en el caso concreto del cáncer de mama?
No tiene por qué, pero sí que es verdad que la información que se tiene actualmente sobre este tipo de cáncer, mayor que sobre otros, lo hace parecer menos amenazante. La información, generalmente, aumenta la sensación de control y reduce, por tanto, la ansiedad.

El impacto en la imagen personal del cáncer de mama es significativo, ¿hay que tratar en este caso especialmente la autoestima y la autoconfianza de la mujer?
Lo que diferencia el impacto en la imagen de un cáncer de mama y su tratamiento respecto a otros tipos de cáncer es la mastectomía. La extirpación de la mama suele generar un impacto importante en la autoimagen de la mujer, puesto que es un órgano muy relacionado con la feminidad, la maternidad y la estética. Para algunas mujeres, su aspecto físico está muy ligado a su identidad, y para otras menos. Para las primeras, el malestar al tener que hacer frente a una mastectomía será mayor. Recibir apoyo para estos momentos es crucial.

Los familiares juegan un papel fundamental cuando existe un diagnóstico de cáncer. ¿Piensa que también necesitan ellos contar con ayuda para afrontar mejor la enfermedad de su familiar?
Hay estudios que apuntan a que el malestar emocional es mayor en los familiares que en los propios pacientes. Además, los familiares sienten la responsabilidad de tener que ayudar al paciente, de apoyarle, de animarle, y no siempre saben cómo hacerlo. Efectivamente, todo el núcleo familiar debe ser objeto de intervención y apoyo para hacer frente a un proceso oncológico.

¿Podría describirnos cuál es el papel del psicooncólogo en las diferentes etapas de esta enfermedad, desde el mismo momento del diagnóstico?
Un psicooncólogo puede desempeñar básicamente dos funciones: por una parte, ofrecer pautas de afrontamiento para ayudar a que tanto el paciente como la familia tengan un ajuste adecuado a la situación de enfermedad y, por otra parte, realizar una intervención terapéutica cuando aparece un trastorno psicológico, por ejemplo depresión o ansiedad (menos del 50% de los pacientes desarrollan este tipo de trastornos).

 

Todos hemos escuchado que la actitud positiva es fundamental para afrontar una enfermedad como el cáncer de mama, ¿realmente es así?
Lo realmente fundamental es tener una actitud adecuada y ajustada a la situación. Lo normal es tener altibajos en el estado de ánimo, y no es útil esa sobreexigencia que en ocasiones sienten los pacientes por tener que estar positivo y optimista las 24 horas del día. Habrá momentos de mayor optimismo y serenidad, y habrá momentos más dolorosos. Ambas son reacciones adecuadas ante una situación difícil como es un proceso oncológico.

¿Es el temor a las recaídas uno de los mayores problemas que deben abordar con la paciente de cáncer de mama?
El temor a las recidivas es algo común a todas las personas que han pasado por un cáncer. Si ese temor hace que se esté atento ante un síntoma que pueda estar alertando de una recaída, sería un temor adaptativo y “positivo”. Pero si ese temor resulta excesivo e interfiere en la vida diaria, lo recomendable seria consultar con un profesional.

Cuando llega el diagnóstico de cáncer, el primer paso es abordarlo desde el punto de vista médico, dejando en ocasiones el lado emocional de lado, ¿no cree?
Las personas no tenemos un interruptor que nos permita desconectar nuestras emociones. Ambos aspectos son fundamentales: el abordaje médico de la enfermedad por parte de los médicos especialistas, y el cuidado del aspecto emocional para poder adaptarse a un proceso que va a suponer un gran desgaste para todo el núcleo familiar.

 

Una publicación compartida de La Mer (@lamer) el

¿Cuáles son las preguntas más habituales con las que se encuentra cuando recibe a una mujer que ha sido diagnosticada de cáncer de mama?
Tras el diagnóstico suelen aparecer tantas dudas que a veces, cuando una paciente contacta con la AECC, no sabe ni siquiera qué es lo que necesita. El primer temor suele ser: ¿me voy a curar? Pero también aparecen dudas relacionadas con la propia enfermedad y los tratamientos, con los efectos secundarios y secuelas a largo plazo de estos, pero también muchas preguntas relacionadas con la comunicación (¿a quién se lo cuento?, ¿cómo se lo cuento?, ¿lo cuento?), el proceso emocional, las pautas de autocuidado, dudas a nivel laboral, económico, familiar o social. Por supuesto, una preocupación importante la constituye también el aspecto estético y su influencia en la autoestima.

La mujer diagnosticada de cáncer de mama vive una etapa que es toda una montaña rusa de emociones, y no siempre puede estar al 100%, ¿qué le diría a una mujer que está experimentando ese momento?
Efectivamente, el proceso emocional es fluctuante, y en un mismo día se pueden experimentar diferentes emociones, como el miedo, la rabia, la esperanza, la tristeza, la angustia, la serenidad, y en diferentes grados de intensidad. Además, los tratamientos médicos producen también una situación de desgaste físico que implica tener que descansar y reducir el ritmo de actividad. En ocasiones no es fácil, pero lo más adecuado es ser capaces de detectar las propias limitaciones, aceptarlas y pedir ayuda si es preciso.

Para finalizar, y siempre llamando a la esperanza, ¿qué mensaje positivo le transmitiría a una mujer que afronta un diagnóstico de cáncer de mama?
Que confíe en sus médicos y en los tratamientos (los avances en este aspecto han sido muy notables en los últimos años), que les plantee cualquier duda que pueda tener, que no se exija estar siempre al 100% y que pida ayuda si la necesita. Y, por supuesto, que cuente con todo el apoyo de la Asociación Española Contra el Cáncer. Ofrecemos diferentes servicios gratuitos: asesoramiento médico, apoyo psicológico, apoyo social, voluntariado, etc. Puede llamarnos las 24 horas al 900 100 036.

El cáncer, en datos
Según datos de 2015, facilitados por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), se diagnosticaron 27.747 nuevos casos al año, siendo el segundo tumor más diagnosticado en el mundo y el cuarto en España si se tienen en cuenta ambos sexos. Si se tiene en cuenta solo a la mujer, ocupa el primer puesto de los tumores más diagnosticados en España. Eso sí, la mortalidad ha ido descendiendo en estos años, gracias a los innumerables avances en la investigación.

Más sobre

Regístrate para comentar