Maquillaje: errores y aciertos para conseguir un 'look 10'

Recopilamos algunos trucos para sacar partido al maquillaje

A lo largo del tiempo, en esta sección de belleza, vamos descubriéndote un buen número de trucos, algunos de ellos de la mano de expertos en el mundo del cuidado de la piel, el maquillaje, la peluquería... Hoy hemos querido recopilar algunos de esos tips, con algunos errores y aciertos relacionados con el maquillaje, para que tomes nota a la hora de sacarte partido cuando te pongas frente al espejo.


Para que te dure más la barra de labios, aplícalo siempre con un pincel. Además, es fundamental que apliques el color con los labios bien hidratados, sin pellejitos.

No
Si tienes los labios finos, hay otras soluciones para conseguir más volumen, pero nunca ¡nunca! perfiles tus labios por fuera. El objetivo del perfilador es delimitar el contorno del labio y ha de ser del mismo tono del labial, no más oscuro, una especie de 'frontera invisible'.


Aplica el colorete mientras sonríes, para centrarlo perfectamente en el rostro y luego ir subiéndolo en movimientos ascendentes circulares, hacia el pómulo alto. Ha de aplicarse sobre el hueso del pómulo, y debemos utilizarlo desde el exterior a la mitad del ojo, difuminando y consiguiendo que en los límites se funda con la base de maquillaje. Otro truco: si no tienes un blush a mano para retocarte o para dar un toque saludable a tu rostro, una buena opción es usar el labial en tus mejillas. Eso sí, de una forma muy sutil, difuminando bien para conseguir un toque de color.

No
Ojo con excederse con el colorete. Cuando aplicas el blush debes intentar conseguir ese efecto buena cara tan saludable, pero no dos manchas rojizas en tus pómulos.


Para eliminar el exceso de sebo y los brillos, son una buena opción los papeles matificantes o con un polvo facial. Absorben las impurezas y garantizan un acabado mate y suave en la piel durante más horas.

No
El iluminador, como su nombre indica, ¡ilumina!, pero no corrige el tono de las ojeras. Para esta labor está el corrector, que cubre una imperfección. Mientras, el iluminador se utiliza para dar puntos de luz en zonas que queremos resaltar (ojos, pómulos, barbilla...). Y ambos productos no son sustitutivos el uno del otro. Si aplicas iluminador en tus ojeras, puedes llegar al efecto oso panda, con un círculo blanco alrededor de los ojos.


Si eres de las que perfila los ojos pero percibes que no te aguanta, o se desplaza en pocas horas, siempre saca punta al lápiz antes de utilizarlo, realiza el perfilado y los trazos necesarios y difumina bien para conseguir integrarlo con la sombra. Aplica un poco de polvo suelto con una brocha sobre esa zona para conseguir que no se mueva.

No
No le restes importancia a las brochas. Se tiene la idea de que sirven para una aplicación apropiada, pero se desconocen las verdaderas propiedades de las brochas como una facilitadora del acabado. Así, una brocha fina de pelo suave ayuda a difuminar sin esfuerzo una sombra de ojos oscura mientras que una brocha plana y grande con las puntas del pelo suave es perfecta para aplicar bases de maquillaje fluidas o en crema.


Es importante que apliques bien la base para conseguir distintas coberturas. Si lo haces con esponja consigues una cobertura alta, con brocha una cobertura media más precisa, y para lograr un efecto natural lo mejor es aplicar con los dedos ligeros toques sobre el rostro. La base siempre ha de aplicarse en el sentido del crecimiento del pelo.
Para facilitar la aplicación de las bases líquidas y evitar que se apelmacen, siempre debes hidratar la piel previamente al maquillaje y esperar aproximadamente un minuto hasta que se absorba. Por último, aplica la base sobre los puntos estratégicos del rostro: frente, mejillas, nariz y barbilla. Puede que en algunas zonas necesites más cantidad que en otras que incluso no haga falta producto.

No
Es un error no agitar la base de maquillaje líquida y aplicarla deprisa y corriendo. Antes de usarla, asegúrate de agitarla bien para que los pigmentos que puedan haberse posado en el fondo se mezclen adecuadamente y así evitar un efecto desigual. Y, sobre todo, tómate tu tiempo para extenderla. Si alguna vez te han maquillado, habrás visto cómo los profesionales le dan una importancia extra a la aplicación de la base, difuminándola bien, y trabajando bien los bordes para que se funda con la piel. Es una labor fundamental para conseguir un buen resultado final.

Más sobre

Regístrate para comentar