¿Cómo le afecta el frío a tu pelo?

Los cambios bruscos de temperatura también pueden hacer mella en tu cabello

Sabes que el verano es una época especialmente complicada para tu cabello. De hecho, tienes marcado en rojo en tu calendario beauty de esos meses de calor para mimar tu pelo como se merece, y protegerlo del sol, el cloro… Pero ¿y en invierno? A veces no somos conscientes de cómo el clima puede afectar a su salud y muchas veces se nos olvida prolongar ese cuidado hasta la época más fría del año en la cual ¡el cabello también sufre!
Y es que el invierno no es una etapa sencilla para tu pelo. Viento, cambios de temperatura… Como nos explican los expertos de Pantene, por un lado la humedad y el frío del clima y por el contrario el calor y la sequedad de la calefacción también dañan día a día nuestro cabello. El exceso de humedad provoca en los días más lluviosos el incómodo encrespamiento, mientras que las calefacciones lo resecan, haciendo que sea más propenso al daño y la rotura. A esto, hay que sumarle el mayor uso del secador en invierno, una fuente de calor directa para el cabello que lo reseca progresivamente en cada uso. Los expertos de la firma de peluquería Cebado apuntan que el cabello no sólo se vuelve más frágil, sino que pierde además textura y volumen, y nos dan también una serie de tips para que nuestro pelo afronte el invierno de la mejor manera posible. 

Pasa por la peluquería
No se consigue estilo, forma, volumen ni textura si antes no se ha efectuado un corte adecuado al tipo de cabello, ritmo de vida y facciones. En Cebado consideran que el diagnóstico es lo primero para mantener un estilo impecable.

Cabello bien protegido
El secreto está en nutrir el cabello para que tenga las defensas suficientes frente al frío y a pesar de que se fragilice nunca llegará a mostrarse reseco. Para eso utilizaremos productos nutritivos, como champú y acondicionador. Los expertos de Pantene no creen que haya que cambiar en exceso la rutina de cuidado durante el invierno ni que sea necesario convertirlo en algo laborioso. Sólo hay que pensar que los factores externos de esta temporada también dañan el cabello por lo que necesita igualmente hidratación y protección. Al igual que en verano recurrimos a mascarillas y tratamientos intensivos, los meses más fríos también implican la necesidad de utilizar estos productos que regulen la humedad del cabello y eviten su sequedad.

Ojo con el calor
El secador, las planchas, las tenacillas… resecan el cabello con su efecto de calor, por eso es imprescindible usar protectores térmicos para el cabello. Basta con aplicar un poco de espuma o spray específicos para evitar que el cabello acuse estos procesos. Además, en el caso concreto del secador, conviene que elijas uno que tenga control de intensidad de aire y aparte regulador de calor. Si tu pelo se encrespa mucho utiliza una intensidad baja y aire templado.

Cepillos y peines
Contra la electricidad estática del cabello no hay nada mejor que usar los cepillos adecuados. Hay en el mercado incluso cepillos que descargan la posible electricidad estática acumulada en el cabello (de Braun, Babyliss...). Además, prueba a usar suavizante de peinado en spray, vaporizando tu pelo una vez ya peinada. Y si aún así tu cabello se resiste, vaporiza un peine o cepillo con un poco de spray fijador y pásalo por tu pelo. ¡Se mantendrá impecable todo el día!

Más sobre

Regístrate para comentar