Meghan Markle y el Príncipe Harry serán padres en la primavera de 2019. Si bien la Duquesa de Sussex ha tenido que hacer ciertos cambios desde que se convirtió en una royal, ahora que está embarazada también, pero ¿qué alimentos tendrá que dejar a un lado durante la dulce espera?

Una dieta sana y equilibrada que proporcione suficientes nutrientes para la salud de la madre así como para el desarrollo y crecimiento del bebé es una de las mejores formas de mantener un embarazo saludable. Asimismo, las restricciones alimentarias durante la gestación se tornan importantísimas, por lo que lo más seguro es que algunos de sus gustos y hábitos ya estén siendo modificados.

Meghan Markle no sigue dieta vegana en su embarazoVER GALERÍA

La estadounidense sigue una dieta vegana durante la semana que es mucho más flexible el fin de semana. Pero según informó Radar Online, la esposa del Príncipe Harry fue vista comiendo una hamburguesa en una visita reciente a Soho House en Ámsterdam. En el mismo medio se afirma que ha seguido el consejo de los médicos reales y estará comiendo carne durante todo su embarazo.

De hecho, aunque el consumo de vegetales es sano y nutricionalmente bueno para las embarazadas, también es cierto que pueden presentarse deficiencias de algunos nutrientes entre ellos la vitamina B12 y el hierro si no se realiza una planeación apropiada. De acuerdo a Paloma Ramos, nutricionista de IVI, a las embarazadas estrictas vegetarianas se les recomienda, en la medida de lo posible, la ingesta de carne roja durante el embarazo, ya que bajan mucho los niveles de hierro.

Meghan Markle deja a un lado el vinoVER GALERÍA

Los zumos verdes forman parte de su A-List

¿Son aconsejables durante el embarazo? La FDA aconseja que las mujeres embarazadas no beban jugo sin pasteurizar durante el embarazo debido al riesgo de contraer enfermedades transmitidas por ciertos gérmenes. En 2016, Markle dijo a Delish que "las papas fritas y el vino son mis vicios", aunque su confesión tiene el mayor respaldo en internet en el blog de estilo de vida que llevó la entonces actriz llamado The Tig, precisamente una abreviación del vino italiano Tignanello. Sin embargo, las precauciones en el embarazo son obvias: ninguna cantidad de alcohol está considerada segura durante esta etapa -aunque hay opiniones diversas al respecto-, por lo que el American Pregnancy Association aconseja que evitarlo es lo más seguro.

Meghan Markle y su amor al pescadoVER GALERÍA

Asimismo, confesó a Eye Swoon que uno de los alimentos que le recuerdan sus raíces de California es el muy popular sushi. También sabemos que entre sus favoritos se encuentran los tacos de pescado asado. Ahora bien, de acuerdo a la FDA, las mujeres embarazadas y madres lactantes deben consumir un mínimo de 8 y un máximo de 12 onzas por semana de una variedad de pescados, de las opciones con los niveles más bajos de metilmercurio, por lo que deben evitar aquellos con los niveles más altos de mercurio como el azulejo del Golfo de México, el tiburón, el pez espada, el pez naranjo, el atún patudo, el marlín y la caballa real. Asimismo, aconseja que las futuras mamás “deben evitar consumir peces de aleta o mariscos crudos o que no están bien cocidos -incluidos ostras, almejas, mejillones, ostiones, sushi y sashimi-”.  

Además, en este periodo existe una vulnerabilidad a la intoxicación alimentaria, lo que potencialmente puede dañar al bebé. Por lo que lo más seguro es que una de sus comidas favorita quede fuera de su menú habitual por varios meses. Todo sea por la mejor  de las causas: la salud de madre e hijo.

More about