Cuatro maneras de convertirte en la arquitecta de tu rostro

Seguir una dieta equilibrada, dormir al menos ocho horas o utilizar X-treme Face Sculpt, el doble serum de Rexaline, son algunas de las claves para recuperar un aspecto más joven

Una alimentación pobre en vitaminas y ácidos grasos esenciales, la exposición prolongada al sol sin el factor de protección adecuado, el estrés, la falta de sueño… son muchos los factores que pueden provocar un envejecimiento de la piel que se manifiesta, sobre todo, en la pérdida de elasticidad, la aparición manchas o arrugas. Signos que, en muchas ocasiones, se agravan con el paso del tiempo y en las pieles más maduras. Tratar de recuperar esa energía y vitalidad que caracteriza a los rostros más jóvenes y, sobre todo, reconstruir sus volúmenes, es uno de los retos que persiguen muchas mujeres. Alcanzarlo es más sencillo de lo que parece, en realidad basta con aplicar estas cuatro fórmulas.

1. Elige el producto que mejor se adapte a tus necesidades

Seguro que has observado que, cuando la piel es madura, además de arrugas o falta de elasticidad y firmeza, es frecuente que la zona del triángulo de la belleza cambie. Cuando el rostro es joven la parte superior es más ancha que la inferior, sin embargo, con el paso del tiempo, la forma tiende a invertirse. Para hacer frente a este problema, y aportar además energía y vitalidad a la piel, Rexaline, de venta en Sephora, ha desarrollado X-treme Face Sculpt. Este doble serum, ha sido especialmente desarrollado para ofrecer una respuesta antiedad completa. Por un lado, ofrece una fórmula adelgazante, enriquecida con glaucina y péptidos, pensada para la parte inferior del rostro (óvalo facial y cuello) para redefinir, afinar y reafirmar el contorno. Por otro, una opción voluminizadora, enriquecida con extracto de peonía, concebida para la parte superior del rostro (pómulos, sienes y frente) para reducir las arrugas y las líneas de expresión, rellenar y redensificar la piel.

rexaline VER GALERÍA

2. Duerme las ocho horas recomendadas

La Organización Mundial de la Salud recomienda dormir ocho horas diarias, algo no cumplen la mayor parte de los españoles. Según un informe elaborado por la Fundación de Educación para la Salud del Hospital Clínico San Carlos, el 80% asegura que duerme menos de siete. Esta recomendación no es caprichosa. Durante el sueño nuestro cuerpo se repara, un proceso que afecta fundamentalmente a la piel. Muchos expertos aseguran que el nivel metabólico de este órgano es mayor por la noche, ya que elimina las toxinas acumuladas durante todo el día y sustituye los elementos dañados, como la elastina o el colágeno, por otros nuevos.

dormir VER GALERÍA

3. Cuida todo lo que comes

Cada vez existe mayor evidencia científica sobre la incidencia que la alimentación tiene en la piel. Un reciente estudio llevado a cabo por expertos nipones concluyó que la nutrición puede ser la responsable de la aparición hasta de un 30% de las arrugas del rostro. Por eso seguir una dieta rica en vitamina B, vitamina C, betacarotenos, ácidos grasos omega-3 y proteínas de origen vegetal, pueden ayudar a frenar el envejecimiento de la piel, además de nutrirla, hidratarla y regenerarla. Por su parte, un exceso de carne, grasas y azúcares podría lograr el efecto contrario.

verduras VER GALERÍA

4. Muévete más

No existe una evidencia científica clara que relacione el deporte con una piel más bonita y saludable. Lo que sí parece cierto, es que el ejercicio físico ayuda a liberar tensiones y reducir los niveles de estrés, un dato que corrobora un estudio realizado por investigadores del Instituto Karolinska. Los expertos concluyen que, mientras te ejercitas, tu cuerpo produce una enzima que elimina esas "sustancias toxicas" que son las causantes del estrés y la ansiedad. No siempre es necesario una actividad muy intensa para conseguirlo. A veces un simple paseo a buen ritmo puede solucionarlo, y si es al aire libre y con música, mucho mejor. Aunque muchos coinciden en que el yoga es uno de los más eficaces porque, además de actuar sobre el cuerpo, lo hace de forma directa sobre la mente.

Más sobre