Todos sabemos ya que la obesidad se ha convertido en epidemia mundial. Sin embargo, como consecuencia, existe también una obsesión actual de algunas personas por perder peso a toda costa sin atender a las consecuencias que puede tener para la salud someterse a dietas milagro o ‘machacarse’ en la cinta de correr del gimnasio sin la guía de un profesional. Los expertos en fitness nos dan las claves para conseguir bajar esos kilos, pero, sobre todo, para mantenernos en forma, fuertes y ágiles.

Una musculatura tonificada, la clave para prevenir lesiones y quemar calorías

Buscar la delgadez únicamente como fin estético es descuidar, entre otras cosas, la importancia que tiene la masa muscular para prevenir problemas de salud como las lumbalgias, la ciática, las hernias discales, etcétera. Pero no sólo eso. Juan Francisco Ramírez, entrenador personal de los gimnasios Infinit Fitness, apunta que si lo que queremos es adelgazar y vernos bien conseguir un cuerpo tonificado y definido es la clave. “El incremento de la masa muscular tiene un efecto directo e inmediato sobre el consumo calórico. La razón no es otra que una mayor masa muscular conlleva un aumento del gasto calórico y cardíaco que debe hacer nuestro cuerpo para mantener el músculo con un tono muscular apropiado. Esto mejora nuestro metabolismo basal y redunda en un menor sobrepeso”.

¿Cómo mantener en forma nuestra musculatura?

Para ello, a la hora de entrenar es preciso que incluyamos no sólo ejercicios cardiovasculares, como bicicletas estáticas, cintas de correr y elípticas –que tradicionalmente se han utilizado como la mejor herramienta para perder peso-; sino incluir rutinas de fuerza como sentadillas, cargadas, dominadas, fondos de pecho… “Los ejercicios más recomendables, desde el punto de vista de la salud, son aquellos que, por un lado impliquen la movilización de varias articulaciones, obligando así a ejercitar un amplio número de grupos musculares. Por otro lado, también son aconsejables los ejercicios de grupos musculares aislados –bíceps, hombro, cuádriceps…- junto con ejercicios de propiocepción y equilibrio. Por ejemplo, una rutina básica debería incluir también mancuernas, barras o poleas, tanto a dos manos como a una, favoreciendo la lateralidad y la compensación de la musculatura entre extremidades. Se puede terminar la sesión con una breve secuencia de abdominales y lumbares en series cortas de 10 o 12 repeticiones”.

Evita el envejecimiento prematuro

Entre los 25 y los 30 años comenzamos a sentir los efectos de la sarcopenia, la pérdida de masa muscular relacionada con la edad y que tiene gran impacto en esas pequeñas actividades de nuestro día a día que requieren de cierta fuerza: caminar, subir escaleras, abrir una puerta, arrastrar el carro de la compra… "Además, con el paso de los años, el cuerpo humano sufre cambios morfológicos como consecuencia de una caída en la segregación de hormonas de crecimiento, un déficit mineral-óseo, una disminución de las habilidades psicomotrices y cognitivas… Es por ello que los responsables médicos aconsejen el hacer cierto ejercicio diario, cada uno en las medidas de sus posibilidades. Lo importante es no abandonarlo nunca porque es dejar vía libre al envejecimiento prematuro”, apunta el experto de Infinit Fitness.

Quizás también te interese…

Más sobre

Regístrate para comentar