Personalmente siempre he preferido hacer ejercicio por las tardes, sin embargo debido a mis horarios de trabajo y a algunos compromisos sociales, la mayoría de las veces me resultaba muy difícil cumplir con mis clases y hacer ejercicio a la hora propuesta. Si a ti te ha pasado igual y necesitas cambiar tu rutina a las mañanas, estos tips te ayudarán a formar un hábito y lograr tus objetivos.

Deja preparada tu ropa: La noche anterior, saca lo que vas a usar para hacer ejercicio, esto te ahorrará varios minutos y te ayudará a disminuir tu flojera, además no perderás tiempo buscando el par de tu tenis. También te puedes dormir ya con el outfit  puesto, así podrás dormir ratito más y en época de frío lo agradecerás. Yo lo hago para las carreras que son muy temprano.

Usa una sola alarma: Pon tu despertador una sola vez y olvídate del snooze, además de que es una tortura (yo no entiendo como hay gente que lo usa), tu cuerpo se acostumbrará a no levantarse con el primer sonido y después de unos días perderá la cuenta de en cuál alarma es la que se debe de levantar.

Usa una frase motivacional: Escribe cada día un mantra que te haga sentir motivación y poder, la puedes dejar junto a tu cama o en un lugar que esté a la vista cuando te levantes. Incluso puedes usar la descripción de tu alarma para escribirte un mensaje que te haga saltar de la cama y te recuerde por qué estás haciendo esto.

Desconéctate: Admítelo, la mayoría de las veces te duermes tarde por estar viendo tu feed en Instagram o por un programa aburrido en la tele. Pon una hora límite para irte a dormir, y en ese momento desconéctate de todo, ya no agarres tu celular y apaga todo lo que tengas a la mano. Verás que estás aprovechando un valioso tiempo de sueño que agradecerás a la mañana siguiente.

Bebe algo: Ya sea que te prepares un café apenas te levantes o tomes agua, esto enviará una señal a todo tu cuerpo de que el día ha comenzado. Si no eres fan de la cafeína, puedes prepararte un té o una taza de agua tibia con limón, esto además te ayudará a acelerar tu metabolismo y quemar calorías incluso antes de ejercitarte.

Hazlo mientras sale el sol: Empatar tus tiempos con los de la tierra puede ser algo muy inspirador. El hecho de salir de casa y ver como se ilumina el cielo con los primeros rayos de sol te hará sentir más energizada y con una mejor actitud. Además llegarás a tu destino ya de día por lo que se te hará menos pesada tu rutina de ejercicio.

Piensa en tu recompensa: Tener algo que te haga sentir mejor al terminar tu rutina te mantendrá la motivación alta, puede ser comer algo que te guste (nada más ten cuidado de no recuperar todas las calorías que con tanto trabajo quemaste), puedes pensar en un baño calientito, o en hacer algo en el día que te ponga de buen humor.

Notas relacionadas:

5 ejercicios, 3 minutos, ¡quema 200 calorías!

'Indoor running' la divertida tendencia que ha puesto de moda nuevamente a las caminadoras

Lleva compañía: Invita a un amigo o miembro de tu familia a hacer ejercicio juntos, así podrán platicar y mejorar la relación. También puedes aprovechar ese tiempo para sacar a paseas a tu mascota, te divertirás y además pasarás tiempo de calidad.  

Al hacerlo de manera constante estarás creando un hábito por lo que cada día será más fácil levantarte y lo irás disfrutando, además cuando empieces a ver resultados, todo te será mucho más motivante.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más