Si quieres perder peso, ahora que el verano está a la vuelta de la esquina; olvídate de las ‘dietas milagro’ y aprende a llevar una alimentación equilibrada. El ‘método del plato’ te puede ayudar a controlar las cantidades y nutrientes que comemos y, por tanto, a regular nuestro peso de forma natural. ¿Cómo? El chef de Diurno, Luis Miguel Moreno, nos da las claves para preparar platos deliciosos, saludables y con todos los alimentos que nuestro cuerpo necesita ¡en un solo plato!

¿Por qué un plato único?

Las ventajas de comer en plato único es que es más fácil controlar las cantidades totales de comida. Por el contrario, muchas veces, al servir dos platos, nos veamos expuestos al doble de calorías. Algo que, sobre todo, debemos tener en cuenta si vamos a comer a un sitio de menú, restaurante, comedor de empresa, etcétera. Lo mejor en este caso es olvidarse de la doble ración y optar por elaborar platos que tengan todos los nutrientes esenciales: verduras, proteínas (huevos, carne o pescado) e hidratos complejos. Cada vez más restaurantes proponen, por ello, menús de un solo plato como una alternativa mucho más sana. Entre ellos, el madrileño restaurante Diurno, donde su chef, Luis Miguel Moreno, nos ha cocinado cuatro recetas muy apetecibles para comer bien y variado e ¡incluso fáciles para meter en el tupper y comer en la oficina!

¡NO TE PIERDAS!: 4 RECETAS PARA COMER BIEN Y VARIADO

VER GALERÍA

Cómo hacer de un plato único un plato equilibrado

La idea es que se construya el menú principal –comida o cena- en un plato de tamaño normal, de unos 23 centímetros de diámetro, dividiéndolo en cuatro partes. De esta manera, medio plato -dos cuartas partes- será ensalada o verdura. Una cuarta parte del plato será para la proteína: huevos, carne o pescado; la carne puede ser blanca o roja -eso sí, con la menor cantidad de grasa posible- y el pescado puede ser blanco o azul, no importa (suelen considerarse cantidades razonable unos 100 gramos de carne o 125 de pescado). Por último, en la cuarta parte restante pondremos las harinas, como el arroz, la pasta, la patata, las legumbres o también el pan. Aquí sí es importante la cantidad, la cual depende de factores como la edad, el sexo, el peso o la actividad física de cada persona…

Como postre demos incluir siempre una pieza de fruta: 1 naranja o 2 mandarinas, 1 pera o 1 melocotón, 2 kiwis, 1 plátano tipo canario, 12-15 cerezas pequeñas, 12 gramos de uva, 1 corte de melón o de sandía.

More about