Después de un intenso verano tras el cual perdemos la rutina, comemos a menudo fuera de casa, el consumo de helado aumenta considerablemente, las terrazas están abarrotadas, se bebe más alcohol…, es probable que hayamos cogido unos kilitos de más. Como profesional, siempre recomiendo desconectar y disfrutar en vacaciones y, si eso conlleva el salirnos de una dieta saludable durante unos días, no hay problema. De hecho, me parece fantástico, siempre y cuando sepamos retomar nuestra alimentación variada y equilibrada al volver a la normalidad.

Si estamos en nuestro peso ideal, coger un par de kilos en verano no resulta problema alguno porque, en cuanto vuelvas a tu rutina y a tu dieta normal, esos kilitos los bajarás sin darte cuenta. El problema viene cuando tienes sobrepeso u obesidad; es entonces cuando debes plantearte cambiar ciertos hábitos y conseguir un peso saludable.

Septiembre es el mes de los buenos propósitos y entre ellos suele estar el empezar una dieta, el problema es cuando no elegimos la dieta correcta o no estamos lo suficientemente concienciados y al mes ese buen propósito se nos ha olvidado. En caso de querer empezar a cuidarte, estos son mis consejos como especialista en nutrición:

  1. Siempre lleva a cabo una dieta que te enseñe a comer, te haga adquirir buenos hábitos y que sea equilibrada, variada y sana. Huye de las dietas milagro: es pan para hoy y hambre para mañana. Lee: Hacer dieta sin sufrir el efecto rebote es posible
  2. Para obtener buenos resultados es muy importante el ejercicio. Si llevas una vida sedentaria te resultará mucho más difícil bajar de peso e ir disminuyendo tus niveles de grasa y conseguir un equilibrio hídrico correcto. Sin contar que físicamente te vas a encontrar mucho mejor si practicas deporte. Con nuestra herramienta 'Plan de Fitness' puedes diseñar tu entrenamiento a medida
  3. A la hora de realizar la compra, lleva una lista con lo que necesitas. Nunca compres de más y nada que pueda incitarte a salirte de tu alimentación saludable como pueden ser, por ejemplo, los dulces, helados, alimentos ricos en grasas y azúcares... Soy partidaria de que, de vez en cuando, no pasa nada por salirte de la dieta, pero si lo tienes en casa, lo harás a diario y en grandes cantidades. Si un día te apetece mucho, vete a una tienda y te compras una única unidad, no un paquete entero.
  4. Y, sobre todo, controla las cantidades. Lee: Así debería ser tu plato para una dieta sana y equilibrada
  5. En caso de no ser capaces por vosotros mismos o no saber si las cosas se están haciendo bien, siempre solicitar la ayuda de un nutricionista.

Seguro que también te interesa...

- Los diez mandamientos para perder peso

- Dietas disociadas: ¿existen alimentos incompatibles entre sí?

- Di adiós a las calorías vacías

- 10 cosas que debes saber antes de hacer una dieta 'detox'

- 6 grasas saludables que no te hacen engordar

- Consejos para comer sano y no engordar

Más sobre