Una carrera larga o un entrenamiento intenso pueden ser actividades muy agresivas para tus piernas, que sufren un enorme desgaste. Pero, hay varias maneras de devolverles su bienestar, activar la circulación y garantizarnos una recuperación total. ¡Toma nota!

1. Descanso

Es una recuperación pasiva, sin aceleración de los tiempos y sin sorpresas. No es mala opción, pero tampoco es la mejor. ¿Para qué esperar si puedes recuperarte antes?

2. Actividad suave

Muy buena para la recuperación muscular. El incremento de la circulación sanguínea provocada por el ejercicio en tus piernas ayuda a eliminar los desechos provocados por el desgaste del día de la carrera. El inconveniente de esta fórmula es que tus articulaciones pueden no haber descansado suficiente. Deja al menos dos o tres días después de una carrera larga antes de calzarte las zapatillas.

3. Baño de hielo

El frío como todo el mundo sabe es un gran movilizador de la circulación sanguínea, además de un analgésico natural. No es fácil encontrar una pileta de agua fría, pero puedes hacerte la versión casera, llenarte la bañera con agua fría y echarle unos hielitos y meter las piernas. Se pasa mal, pero se nota la recuperación.

Lee: Baños de hielo después de una sesión de running

4. Baños de contrastes

Es mi favorita porque no se pasa tan mal como en el baño de hielo y, logísticamente, es más fácil. Lo ideal sería tener dos piletas una con agua fría y otra con agua caliente e ir cambiando cada minuto de una a otra. Como casi nadie tiene esta infraestructura en casa, puedes ir al spa más cercano y preguntar por los baños de contrastes. Tal vez tengan este servicio y si no lo tienes puedes pasar de la sauna a la piscina de frio, saliendo cada 5 minutos de la sauna para entrar unos segundos en la piscina. Y, si tampoco quieres ir al spa, en tu misma casa puedes hacerlo con la ducha, 30 segundos de agua caliente y 30 de agua fría en las piernas te ayudará a impulsar la circulación y, por tanto, recuperar la musculatura.

5. Masajes

Un buen masajista recuperador es casi capaz de obrar milagros. Las manos del masajista realizan el trabajo de eliminar la rigidez de las piernas y de movilizar los líquidos que necesites o te sobren. Busca un buen masajista y verás cómo bajas de la camilla mucho más descansada de lo que subiste.

6. Estiramientos

El estiramiento es un falso amigo a la hora de terminar una carrera. Muchos son los que piensan que estirar después de correr es una buena manera de recuperar y sobre todo de evitar agujetas al día siguiente, y nada más lejos de la realidad. No es en absoluto recomendable estirar cuando la musculatura está tan tensa y deshidratada porque el índice de roturas se multiplica. Estira después de los entrenamientos y de manera suave, pero no después de la carrera.

Quizás también te interese...

Ejercicios para mejorar la circulación de tus piernas

Objetivo: piernas más ligeras

Operación bikini: cómo drenar y combatir la retención de líquidos

Los 3 ejercicios más eficaces para las piernas

3 ejercicios en vídeo para prepararte una carrera

Entrena tu cuerpo para se la mejor runner

¿Qué es y por qué es importante la técnica de carrera?

Más sobre