Comienza la repatriación de los supervivientes del accidente en Suiza

Los fallecidos serán trasladados en tres aviones C-130 Hércules de las Fuerzas Armadas de Bélgica que el Gobierno ha fletado con este propósito

Bruselas (Europa Press)

La repatriación a Bélgica de los supervivientes del accidente de autobús en el que 28 personas perdieron la vida el pasado martes en el cantón de Valais, ubicado en el sur de Suiza, ha comenzado en la madrugada del viernes, según ha informado el diario belga 'La Libre'.

El portavoz del Hospital de Valais, Florence Renggli, ha explicado que ocho de los niños que resultaron heridos en el accidente están siendo repatriados a Bélgica. "Ahora deben estar en el avión", ha dicho en una rueda de prensa. Hoy se celebrará en toda Bélgica un día de duelo oficial en respeto y para honrar a las víctimas -en su mayoría niños- de este accidente de autocar.

 



Los niños, que estaban ingresados en el Hospital de Viège, querían ver a sus compañeros en Sion antes de regresar al país, por lo que han sido trasladados en ambulancias hasta allí y después han partido hacia el aeropuerto de Ginebra para coger un avión.

Ayer, la ministra de Salud de Bélgica, Laurette Onkelinx confió en poder repatriar a los primeros heridos. Según explicó, tres de los menores heridos regresarían en coche con sus familias y otros tantos en un vuelo comercial. El resto de los menores heridos regresarían en avión medicalizado.

En cuanto a las víctimas mortales, el fiscal de Valais Olivier Elsig ha informado a la televisión suiza de que "todas han sido identificadas", por lo que sus cuerpos serán entregados a sus familias "lo antes posible, probablemente mañana (viernes)".

Los fallecidos serán trasladados en tres aviones C-130 Hércules de las Fuerzas Armadas de Bélgica que el Gobierno ha fletado con este propósito y que se encuentran desde ayer en el aeropuerto de Sion, adonde han sido trasladados su cuerpos para proceder a su identificación formal.

"De acuerdo con las autoridades suizas, se ha decidido que los cuerpos de las víctimas serán repatriados, de la forma más digna que sea posible, en el transcurso de la jornada del viernes", dijo el Gobierno, según recoge el rotativo.

En la madrugada del martes, un total de 28 personas -22 niños y cuatro adultos- murieron y 24 resultaron heridas -todas menores-, cuando el autobús en el que regresaban de unas vacaciones en un campamento de esquí en el complejo turístico de Val d'Anniviers chocó contra una de las paredes del túnel de Sierre por el que circulaba.

Aunque en un primer momento se informó de que los 52 pasajeros eran de nacionalidad belga, entre los menores fallecidos habría un menor hispano-belga y siete de nacionalidad holandesa, mientras que entre los menores heridos figuran también un polaco y un alemán, así como dos hermanos identificados como Marc y Alba P., de doble nacionalidad hispano-belga.

Sobre las causas del accidente, se apunta a un problema técnico, un error humano o un problema de salud del conductor, aunque ya se ha descartado que la se deba a un exceso de velocidad, dado que el autocar viajaba a una velocidad de entre 50 y 70 kilómetros por hora en el momento de la colisión, por debajo del límite de 100 kilómetros por hora autorizado.

Varios menores supervivientes del siniestro han explicado a sus familias y a los médicos que les han atendido que el conductor intentó meter un DVD o CD en el momento del impacto, según informa el diario flamenco 'Het Laatste Niews'.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más