Berlusconi se juega hoy su puesto de primer ministro

Tras desmentir ayer los rumores sobre su dimisión, Berlusconi apura al máximo para mantener a los miembros de su coalición en un país vigilado por el FMI y la UE

Roma (Redacción/Agencias).

El 'Cavaliere' está amenazado por los mercados desde hace días puesto que éstos no confían en el plan de ajuste que ha anunciado el primer ministro italiano para poder reducir su deuda pública -representa el 120% del PIB- y el déficit público.

El primer ministro italiano Silvio Berlusconi se enfrenta hoy a una vital votación en el Parlamento para la supervivencia de su gabinete y para la de Berlusconi mismo al frente de Italia.

Tras desmentir ayer los intensos y crecientes rumores sobre su dimisión, Berlusconi apura al máximo para mantener a los miembros de su coalición unidos para superar el trance. De la votación de hoy depende su futuro y éste está ligado a las decisiones de los parlamentarios y de posibles 'desertores' de su equipo.

"Quiero ver la cara de los que me traicionan", espetó el 'Cavaliere' ayer en referencia a la decisiva votación.

La incertidumbre política en Italia añade inestabilidad a la situación económica en Europa. La disparada deuda del país y la situación turbulenta que atraviesan los mercados aderezan la más que probable crisis de Gobierno.

Aunque las posibilidades de 'batacazo' de Berlusconi están todavía en el aire tras anunciar el centro izquierda que quizá se abstenga en la votación de las cuentas del 2010 en el Parlamento, la oposición ya prepara un moción de confianza al 'premier' que podría ser planteada en días.

La jugada de la abstención para evidenciar la soledad de Berlusconi sería sólo el paso previo a un golpe final para el primer ministro.

Aun así, ya hay voces dentro de mismo Gobierno que asumen el final inevitable de esta historia: "Parece que ya no tenemos la mayoría en el Parlamento, vistas las últimas noticias. El problema está dentro del PDL. Hay que sumir que en democracia se gana y se pierde", ha dicho el ministro del Interior, Roberto Maroni, en una entrevista en la telvisión. Y advierte de que "se debería evitar llegar al Parlamento para acabar igual que Prodi".

La Bolsa italiana comenzó la jornada del lunes con un retroceso cercano al 3% pero, tras conocese la posibilidad de que Berlusconi dimitiera, se dio la vuelta y comenzó a subir más de un 2%.

La rentabilidad de la deuda del país, que alcanzó su máximo histórico esta mañana y se acercó a niveles que en el caso de Grecia o Portugal desencadeneron la ayuda europea, también se moderó.

Leer más noticias en LaVanguardia.com

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más