La boda de Harry y Meghan, la más 'americana' de los Windsor