Sergio Ramos, entre la alegría del triunfo y una nueva polémica en el campo