Las 'celebrities' disfrutan de un Halloween cada vez menos terrorífico pero sí muy divertido