Algo azul y el 'glamour' Hollywood para el segundo vestido de novia de Meghan Markle

Para la recepción del príncipe de Gales, la duquesa de Sussex ha lucido un elegante diseño con la espalda descubierta y una joya que perteneció a Diana de Gales

Último evento en la agenda real de la boda de Meghan Markle y Príncipe Harry. Los ya duques de Sussex han finalizado el día con una recepción en la casa de campo de Frogmore House, a la que solo estaban invitados 200 familiares y amigos cercanos (de entre los 600 asistentes a la fiesta previa, celebrada en el Castillo de Windsor). Desde allí, los recién casados han conducido un coche convertible azul, un Jaguar E-Type Concept Zero que fue creado en 1968, modificado para ser eléctrico. Y en este momento se ha confirmado quién había diseñado el segundo vestido de novia: una de las apuestas del día, la británica Stella McCartney. Un look más festivo y con un factor sexy que no tenía el vestido protagonista del día, más sobrio y sencillo.

Meghan y Harry segundo vestidoVER GALERÍA

Así, igual que hizo Kate Middleton, Meghan Markle se ha cambiado de vestido para la fiesta nocturna. Ha dejado el largo velo, la tiara y las joyas de diamantes en el Castillo de Windsor, y ha sustituido el sencillo vestido con escote barco y cola por un elegante diseño en crepe de seda de cuello alto estilo halter y sin mangas. Su recogido, obra del estilista londinense George Northwood, enfatizaba la sofitiscada espalda descubierta de este vestido que, según ha confirmado rápidamente a Casa Real Británica, es una creación de Stella McCartney.

Que Stella McCartney haya formado parte de la boda de Meghan y Harry no es una elección arbitraria. La creadora nació en Londres y su firma se extendió desde allí, convirtiéndose en una de las mejores embajadoras de la moda británica en todo el mundo. Por otro lado, el espíritu sencillo y urbano de sus creaciones encaja perfectamente en el estilo de Meghan Markle. Pero la razón definitiva sería el perfil activista de la hija de Paul y Linda McCartney. Implicada en la defensa de los animales desde su propia firma, pionera en el empleo de pieles sintéticas, Stella McCartney se perfilaba desde el principio como una opción perfecta para continuar con la iniciativa que Meghan Markle ya ha hecho suya: aprovechar sus looks para transmitir mensajes solidarios. Por eso, el nombre de Stella McCartney siempre sonaba entre los principales candidatos para encargarse del vestido blanco de Meghan, y aunque el primero finalmente ha sido obra de Clare Waight Keller para Givenchy, McCartney sí ha tenido el privilegio de diseñar este segundo y elegantisimo vestido.

Meghan Harry segundo lookVER GALERÍA

'Something blue'

En el primer estilismo de novia de Meghan Markle ha habido una ausencia llamativa: ese "algo azul" que dicta la tradición y que, en el caso de las novias reales inglesas, se resolvía en las joyas de la novia desde que el príncipe Alberto le regalara a la reina Victoria un broche con un zafiro en su boda, en 1840. Durante unas horas, parecía que la duquesa de Sussex no continuaría con la tradición, hasta que ha saludado desde el descapotable (también azul) y los allí presentes han podido observar que llevaba un precioso anillo coronado con una aguamarina del esperado color. Este precioso anillo perteneció a Diana de Gales y el príncipe Harry lo elegió como recuerdo de su madre tras su muerte.

El otro detalle azul que Meghan Markle ha decidido incorporar en este segundo estilismo queda más oculto a las cámaras que el anterior. Se oculta bajo los stilettos de la casa italiana Aquazzura, una de las firmas de cabecera de Meghan Markle y la misma que eligió para las fotos oficiales de su compromiso, el pasado noviembre. Los zapatos que esta noche ha elegido para acudir a su primera recepción como duquesa de Sussex están elaborado en seda satinada nude pero tienen la suela pintada en azul bebé.

Más sobre