Meghan Markle, radiante y emocionada, llegó a la capilla de San Jorge con un diseño de de Clare Waight Keller

La vimos sonriendo y saludando a la gente que podía verla desde la ventanilla del auto

by HOLA! USA

Como se tenía previsto, la prometida del príncipe Harry, Meghan Markle, llegó a la Capilla de San Jorge a las doce del mediodía de Inglaterra, luego de hacer el recorrido desde el hotel donde se hospedó durante la noche del viernes, Cliveden House Hotel. Con ella se encontraba su madre, Doria Ragland, en el Rolls-Royce Phantom que llevó a Kate y a su padre hasta la Abadía de Westminster cuando se casó con el príncipe William el pasado 29 de abril de 2011.

La novia no pudo ocultar la emoción que sentía. Pudimos ver a la exactriz sonriendo y saludando a la gente que podía verla desde la ventanilla del auto. En ese momento, se revelaron los secretos mejor guardados del -tan esperado- enlace matrimonial, cómo luce su vestido de novia y cuál es la tiara para dar el sí acepto al nieto de la Reina Isabel II.

novia-llegada-getty-5VER GALERÍA

HAZ CLIC EN LA IMAGEN PARA VER TODAS LAS FOTOS

La madre de Meghan, de 62 años, se bajó del auto e ingresó a la Capilla por el Pórtico de Galilea, donde la esperaba el Deán de Windsor, el reverendo David Conner, después de saludar a los presentes. La madre de la novia se vio muy emocional, incluso pudo ser vista limpiándose las lágrimas antes de ver a su hija entrando por el pasillo en su camino hasta el altar.

La novia eligió un vestido de la reconocido diseñadora Clare Waight Keller. Subió las escaleras seguida por dos de los pajes de su cortejo que la ayudaban con la cola del vestido. Luego caminó acompañada por su séquito de pajes y damas, entre los que están los hijos de los Duques de Cambridge, George y Charlotte. Su recorrido lo hizo hasta la mitad de la capilla y desde ahí siguió del brazo del príncipe Carlos. Al final del pasillo la esperaba Harry, quien en su mirada dejó reflejado el amor que siente por Meghan.

novia-llegada-getty3VER GALERÍA

Luego de que el padre de Meghan anunciara en días pasados que no asistiría a la boda, la estadounidense se dirigió al príncipe Carlos para que la acompañara al altar. La propia Meghan fue quien confirmó la ausencia de Thomas Markle. “Lamentablemente, mi padre no estará en nuestra boda. Siempre me he preocupado por él y espero que pueda tener el espacio que necesita para centrarse en su salud. Me gustaría también dar las gracias a aquellos que nos han enviado generosos mensajes de apoyo. Por favor, sabed cuántas ganas tenemos Harry y yo de compartir con vosotros este día tan especial para nosotros”, informó Meghan a través de un comunicado emitido por el Palacio de Kensington.

"Ms. Meghan Markle ha pedido a Su Alteza Real el Príncipe de Gales que la acompañe hasta el altar de la Capilla de San Jorge el día de su boda. El príncipe de Gales está complacido de dar la bienvenida a la familia a la señorita Meghan Markle de esta forma", señala el comunicado que envió el Palacio de Kensington esta semana.

novia-llegada-getty11VER GALERÍA

El Príncipe Carlos asumió este papel en otras ocasiones. Acompañó al altar a Alexandra Knatchbull, quien se casó con Thomas Hooper en junio de 2016. La bisnieta de Lord Louis Moutbatten también recurrió al príncipe de Gales debido a la relación tan cercana que mantenían sus familias desde que era niña. De hecho, Alexandra siempre lo consideró como un padre.

Desde los jardines de la propiedad unos 1.200 invitados anónimos podrán ser testigos de excepción de este enlace, una deferencia especial que han querido tener los novios con aquellos que “han demostrado un liderazgo fuerte y que han servido a sus comunidades”. Doscientos voluntarios de distintas organizaciones, 100 alumnos de escuelas locales, 610 miembros de la comunidad del Castillo de Windsor y residentes del mismo y los miembros de la comunidad de la Capilla de San Jorge, forman este grupo. Los vítores y aplausos compusieron la banda sonora más especial y la que logró emocionar hasta el extremo a una ya encantada Meghan. La cara es espejo del alma y en su día esta afirmación se cumple más que nunca.

 

Más sobre

Regístrate para comentar