María Jiménez esquiva las penas bailando en su 'fiesta de la resurrección'

Bertín Osborne ha hablado con la artista sobre su experiencia al borde de la muerte en una velada que contó con Pitingo y Miguel Poveda

Si la edad fuera un estado de ánimo María Jiménez sería inmortal. Artista de raza y de lengua irreverente pocas personas apostarian a que pasó tres meses en el hospital debido a un grave problema intestinal que llegó a parecer un cáncer de colón para los servicios médicos. "Anunciaban que me quedaban los últimos días de mi vida", ha dicho la cantante sin ningún tipo de reparo, como habla siempre, en una nueva entrevista para Bertín Osborne en Mi casa es la tuya. Incluso, dando un buen corte a su invitado: "Vosotros aprovechasteis para poner el programa (charla previa que estaba grabada), mamones". La actriz ha comentado de tú a tú que fue al hospital debido a sus problemas para ir al baño, pero al llegar todo se torció: "Me dijeron que me tenían que operar y me dijo el médico ‘hay que operarte de cáncer'". Después, la nada. La artista se despertó casi 90 días después, algo que ella ha denominado como "una cura de sueño tremenda". Jiménez no ha querido que fuera una entrevista al uso, ha invitado a amigos como Miguel Poveda o Pitingo y ha celebrado lo que ha llamado "la fiesta de la resurrección de la alegría". Entre palmas, bailes y cantos ha espantado las penas.

Mi casa es la tuyaVER GALERÍA

Isabel, hermana de María Jiménez, ha sido la encargada de narrar cómo fueron esos tres meses en los que la cantante permaneció inconsciente. Aunque primero fue atendida en Cádiz, la familia decidió llevarla a Sevilla, donde le realizaron una traquitomía que acabó por ser crucial en su recuperación. Los médicos, finalmente, descubrieron que su problema no era un cáncer de colón, sino un gran obstrucción. Aunque lo lleve con su sinceridad atronadora hay ciertas secuelas que padece. Su pierna izquierda no funciona como antes, a pesar de las dos horas de rehabilitación diaria a las que se somete. "Se me han quedado los dedos equinos", explicaba ante la atenta mirada de Bertín Osborne. 

En el programa ha salido a la luz la gran relación que mantiene María Jiménez con su nuera, Danae. Alejandro Sancho, uno de los dos hijos que la actriz tuvo durante su complicado matrimonio con Pepe Sancho, ha explicado que justa al volver de vivir en Reino Unido su padre falleció, sin darle tiempo a tener esa ansiada conversación. Su pareja ha confesado que su gran pena es no haber llegado a tiempo para mediar en la situación familiar. Con quien se lleva divinamente es con la artista. "No es la típica suegra, me lo pone todo muy fácil y nos llevamos muy bien", confesaba, a la vez que recibía también cariño: "Es una hija". "Si te separas de Alejandro, sepárate de él, no de mi", sentenciaba.

fiestaVER GALERÍA

Pitingo, que no pudo quitarse las gafas de sol ni dentro del salón por una afección en los ojos, fue uno de los que se animaron a cantar en la espectacular fiesta improvisada a las puertas de la casa. "Me ha dicho mi médico que tengo gotelé en el ojo", decía el artista con sentido del humor. Por su parte, Miguel Poveda también ha lucido rango vocal en una actuación muy sentimental, puesto que le ha acompañado su madre, una auténtica fan de la anfitriona. Abrazos, cariños y ternura. En un baile, aunque sea con las palmas, que certifica que todavía le queda mucho por contar a la figura de María Jiménez. 

Más sobre

Read more