Cambio de 'look', invitados sorpresa y mucho color... entramos en la gran fiesta de Sergio Ramos y Pilar Rubio

Tras darse el 'sí, quiero' en la Catedral de Sevilla, los novios dejaron sin palabras a todos sus familiares y amigos con la gran celebración que habían preparado en la finca del futbolista

Sin palabras, así se quedaron los invitados a la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio al ver la gran fiesta que habían preparado en Bollullos de la Mitación, donde se encuentra la finca del capitán del Real Madrid. Después de la cena, elaborada por el chef Dani García, los asistentes disfrutaron de una velada inolvidable. Atracciones y música para aderezar una noche única en la que los recién casados sorprendieron a los presentes con un espectacular cambio de vestuario. "He estado en muchas bodas pero ninguna como esta", dijo el futbolista. Y tenía razón. Sigue leyendo si quieres saber cómo se lo pasaron los casi 500 invitados que acudieron al enlace. 

pilar-rubio-gettyVER GALERÍA

- Parada en ‘boxes’

Nada más llegar a la finca, los invitados pasaron por ‘boxes’ para dejar sus teléfonos móviles. Con esta medida, los novios pretendían salvaguardar su intimidad y la de todos los asistentes. Fue muy polémica en su día, pero no se trataba de una prohibición sino de una recomendación y la mayoría de los invitados accedieron a dejar el móvil en una sala para disfrutar de la gran fiesta que Sergio y Pilar habían preparado. 

- Cóctel en los tipis

Antes de degustar el menú elaborado por el chef Dani García, los invitados estuvieron de cóctel en los diversos tipis, cabañas de estilo nómada, que había en una de las zonas de la finca. En el interior de las cabañas había diversas estaciones con sushi y productos típicos andaluces, como jamón, queso, aceitunas... También se sirvieron numerosos aperitivos, destacando entre ellos, la espuma de patata con caviar servida en lata. Los tipis estaban decorados con alpacas de paja y heno. El suelo era de albero, sobre el cual colocaron una tarima recubierta con una moqueta negra. Para el sitting, instalaron una pantalla informativa como las del aeropuerto. 

fiestaVER GALERÍA

- Cena en un espectacular espacio efímero

Tras el cóctel, que duró más de dos horas, se sirvió una exquisita cena que comenzó a las diez de la noche. Los invitados salieron de las cabañas y pusieron rumbo a otra instalación, más llamativa si cabe, en la que la luz tuvo un papel muy importante. Las mesas donde cenaron estaban decoradas con multitud de velas blancas y negras, y los manteles eran de terciopelo negro. Lo más llamativo es que la luz de la sala iba cambiando en función del color que se había otorgado a cada plato. Además, cada mesa estaba iluminada con un foco, lo que impedía que se pudieran ver el resto de mesas, creando un ambiente de lo más íntimo. El techo estaba repleto de lámparas de todo tipo y estilo en diferentes alturas y mientras los invitados iban tomando asiento una orquesta, compuesta por más de 50 músicos y dirigida por un director, interpretaba bandas sonoras de cine clásico. El momento más esperado llegó cuando los novios entraron bailando y dándose besos al son de una de las piezas y todo el mundo comenzó a aplaudir emocionado. Durante la cena, hubo un espectáculo muy parecido a los del Circo del Sol. 

pilar-rubio-cordonVER GALERÍA

- De Sevilla a Miami

Tras la cena, que duró dos horas y media, los invitados se dirigieron, en buggy o a pie, hasta otro lugar de la finca en la que Sergio y Pilar instalaron una reproducción de una calle del Miami de los años 50. Estaba llena de figurantes que iban vestidos como los personajes de Grease.

- Un dragón alado a ritmo de Europe

Cuando parecía que las sorpresas habían llegado a su fin, los novios aparecieron sobre un dragón alado volando por encima de los invitados. En ese momento, comenzó a sonar 'The Final Countdown', de Europe.

- Cambio de vestuario

Sergio y Pilar tenían intención de sorprender a los presentes con varios cambios de vestuario, según dieron en la rueda de prensa posterior al 'sí, quiero', y cumplieron su palabra. En el momento del dragón alado, el futbolista llevaba un esmoquin de chaqueta de terciopelo gris oscuro, camisa blanca y pantalón negro. La colaboradora, por su parte, apostó por un espectacular mono rojo de pedrería con capa de gasa a juego y pelo suelto. 

peinado-pilar-gtresVER GALERÍA

- Más comida y mucho flamenco

En ese momento, los camareros comenzaron a repartir la recena y los artistas flamencos se suben al escenario. Un grupo de flamenco, cuyos músicos iban con smoking, dieron el pistoletazo de salida a una noche en la que también actuó Ketama interpretando el tema, 'Me encanta'.

- ¡Arriba la fiesta y nos vamos de feria!

Después, llegó el turno de los DJ´s de la fiesta y es aquí cuando los invitados comenzaron a disfrutar de las atracciones que los novios había instalado: una pista de coches de choque y una gran noria. Entre canción y canción, todos lanzaron deseos al aire y Sergio Ramos dedicó unas bonitas palabras a su mujer. La fiesta continúo hasta el amanecer.

Elena GaleraVER GALERÍA

- Un divertido fotomatón y muchos regalos

Sergio y Pilar instalaron un fotomatón para que todos los invitados pudieran llevarse una foto de recuerdo a casa. Los compañeros de la presentadora de 'El Hormiguero' no dudaron en hacerse varias fotos, al igual que Elena Galera, pareja de Sergio Busquets, Romarey Ventura, novia de Jordi Alba, y Macarena Rodríguez, mujer de Lucas Vázquez. Las tres se disfrazaron de 'unicornio', el leitmotiv de la boda, y se desprendieron de sus zapatos de tacón para estar mucho más cómodas. Elena, Romarey y Macarena se pusieron las alpargatas que los novios entregaron a sus invitadas para que disfrutaran de la fiesta y que vemos con mayor precisión en esta imagen, compartida por Nuria Roca. "Uno de los detalles que Pilar y Sergio tuvieron con los invitados, unas alpargatas y una manta, que a las 5 de la mañana refrescaba", ha escrito. 

regalos-noviosVER GALERÍA

- Invitados sorpresa

Alejandro Sanz, gran amigo de los novios, no pudo asistir a la boda, pero su mujer, Raquel Perera, no quiso perderse la fiesta. José María Manzanares no pudo estar en la Catedral de Sevilla porque toreaba en Plasencia, pero tampoco quiso faltar a la celebración. Fue con su mujer, Rocío Escalona. Los invitados que más expectación causaron entre el resto de invitados fueron los Beckham, que se mostraron de lo más enamorados durante toda la noche. 

Loading the player...

¡Sevilla se convirtió en una fiesta! Los mejores momentos de la boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos

 

Más sobre

Read more