¿Qué tiene que ver el nuevo proyecto de Kourtney Kardashian con Gwyneth Paltrow?

Se acabó la intriga, ya sabemos lo que es POOSH y... nos suena conocido

Cuando se anunció que las Kardashian separaban sus caminos empresariales- algo que ya era un secreto a voces tras el éxito del Good American de Khloé y el KKW Beauty de Kim-, todos los ojos se posaron en Kourtney, la mayor de las hermanas, que era la única que no tenía su proyecto propio cuando se cerró la marca de ropa DASH y las aplicaciones de lifestyle bajo suscripción. Hace algunas semanas una imagen publicada en Instagram dejaba claro que eso se terminaba: daba luz verde a su iniciativa con POOSH, que entonces era solo un nombre rodeado de incógnitas. ¿Sería una tienda de decoración? ¿De ropa? ¿de productos de belleza? La realidad es que, cuando ayer a última hora se descubría el pastel, las reacciones fueron varias al descubrir que se trataba de una web de estilo de vida.

><img alt=VER GALERÍA

Las comparaciones surgieron rápidamente con la más conocida empresa de lifestyle de una celebrity: Goop, de Gwyneth Paltrow, donde la mujer de Brad Falchuk comparte sus recetas, consejos de belleza, vida profesional y como madre y tantas otras cosas. Además, también vende sus propios productos, algo que Poosh no hace (al menos todavía) pero sí tiene su sección de tienda para acceder con link relacionado a los artículos de los que Kourtney escribe. No solo sorprende que tengan la misma temática, algo que pasa con millones de webs en todo el mundo, sino que el nombre y el enfoque son muy similares. En la explicación del proyecto de la mayor de las Kardashian, este se describe como "una experiencia seleccionada y un destino para la vida moderna". Por su parte el de la actriz es "una marca del estilo de vida moderno".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Kourtney Kardashian (@kourtneykardash) el

Además, ambas se centran en una máxima sobre cuidarse como la base de una vida feliz. Según Gwyneth, "la buena comida es el cimiento del bienestar y el amor" y la mente, el cuerpo y el alma están "conectados". La web de Kourtney reza algo parecido: "Hay un mal concepto de la vida saludable, algo así como que si te preocupas sobre lo que comes o te echas en el cuerpo no eres sexi o guay. Pero esto no es real y Poosh está aquí para demostrarlo".

Gwyneth Paltrow lanzó Goop en 2008 como una newsletter semanal, en la que pretendía compartir sus recomendaciones imparciales sobre viajes, recetas centradas en la salud y descubrimientos de compras, pero también como un lugar donde formular preguntas sobre la salud física y mental y también sobre fitness. La actriz invita a algunos expertos a solucionar algunas de sus dudas y las de los lectores con el fin de ayudar con recomendaciones sobre donde comer, comprar y a donde no ir, todo "desde la confianza" que ella ofrece. Desde su inicio ha crecido de manera exponencial, pasando a vender productos recomendados y más tarde de creación propia. Vende desde ropa hasta homeopatía y ha sido duramente criticado por considerarse que algunas cosas como las vitaminas que comercializaban no cumplían lo prometido.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

BRB—adding a "manual exfoliation" step to our nighttime skincare routine ✔️#hottip #goodcleangoop

Una publicación compartida de goop (@goop) el

Quizás Kourtney, siguiendo el modelo de negocio de Gwyneth que en septiembre estaba valorado en 250 millones de dólares y ya podía compararse con otros gurus de la comunicación estadounidense como Oprah, quiera seguir el ejemplo de Kylie, la más exitosa de las hermanas Kardashian-Jenner. Esta creó su compañía de maquillaje como tantas otras celebrities pero su pasión por la industria y por el propio arte de maquillarse la han convertido en la empresaria más joven en alcanzar los mil millones.

Gwyneth parece haber dado con la fórmula del éxito y Kourtney podría encontrar (o no) su sitio en el mismo mercado, pero lo que está claro es que ambas están recibiendo el mismo nivel de críticas. La madre de Mason, Penelope y Reign está siendo duramente criticada por posar desnuda para promocionar su proyecto y también por recomendar productos que rara vez se encuentran por debajo de los 200 euros. La actriz y la socialité son protagonistas de los comentarios que las culpan de presumir de su estilo de vida saludable y "vendérselo" a mujeres reales y "modernas" que no tienen el mismo nivel adquisitivo como la solución a todos sus problemas.

Más sobre