Se llevó dos premios y su actuación fue una de las más aplaudidas

Rosalía se corona como la reina de los Grammy Latinos

El uruguayo Jorge Drexler se hace con los tres gramófonos más codiciados, álbum de cantautor, grabación y canción del año, y defiende el respeto a todos los estilos musicales

La gran noche de la música latina ha encumbrado un año más a los artistas más reconocidos del panorama. La entrega de los Grammy Latinos ha transformado Las Vegas en una gran fiesta en la que han sonado todo tipo de estilos. La alfombra roja de la velada se convirtió en un ir y venir de estrellas, con atrevidos modelos que demostraron que, además de brillar en escena, se puede hacer lo mismo siguiendo los cánones de estilo. El nombre que subió al podium fue el del uruguayo Jorge Drexler, que se fue a casa con tres gramófonos: el de mejor álbum de cantautor por su disco Salvavidas de hielo y los de canción y grabación del año, por su tema Telefonía. En sus agradecimientos hizo un llamamiento para respetar todos los géneros musicales: “¡Qué viva Borges, Pessoa. Pero también que viva la cumbia y el reguetón!”. “Al reguetón le está pasando como al tango en su momento, me encanta verlo en las discotecas de todo el mundo. Hemos conseguido mover corazones y caderas, sigamos haciéndolo. No establezcamos más categorías" comentó en la sala de prensa.

RosalíaVER GALERÍA

PULSA SOBRE LAS IMÁGENES PARA VER LA GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS

Hizo además un homenaje a Rosalía, que en la gala se ha consolidado como una de las españolas más influyentes y que arrasa fuera de nuestras fronteras. “Me he dedicado a admirar los versos de Rosalía y C. Tangana, que han recuperado el romancero española. Hagamos que una canción como Di mi nombre, de Rosalía, entre en todas las emisoras del continente”. La catalana, con su flamenco fusión, se ha llevado dos premios de los cinco a los que aspiraba: el de mejor canción alternativa (por Malamente) y mejor fusión urbana. “No voy a dejar de pelear hasta que no vea al mismo número de mujeres que hombres en un estudio de grabación” declaró.

Jorge DrexlerVER GALERÍA

Aitana OcañaVER GALERÍA

Si acaparó buena parte de las miradas con su modelo rosa a su llegada, la puesta en escena que desplegó luego con su canción ganadora no dejó a nadie indiferente: apareció sentada en una vitrina de joyería, envuelta en un traje blanco y coronada por un letrero iluminado que anunciaba el nombre de su canción. Su estilo, tan personal, su música, tan cautivadora, su sonido, tan rompedor, son los ingredientes que la hicieron ganadora. Cada vez va conquistando más fans y sus compañeros se rinden a su propuesta que casi nadie puede dejar de corear. “Con esa carita de ángel que la caracteriza nos hizo volar a un lugar que desconocíamos” dijo el actor español Miguel Ángel Silvestre cuando la presentó. No hay palabras que la definan mejor.

Entre música y galardones, algunas ausencias como la de Luis Miguel, que no acudió a recoger el mejor álbum del año por México por siempre, o Daddy Yankee, que ganó la mejor canción urbana con Dura. J. Balvin aspiraba a ocho premios pero se ha tenido que conformar con uno, el de mejor álbum de música urbana con Vibras, igual que Maluma que se llevó el de mejor álbum contemporáneo por F. A. M. E. La italiana Laura Pausini también se hizo un hueco en la lista de premiados en la categoría de mejor álbum vocal pop tradicional igual que Bunbury, que se llevó el premio al mejor álbum de rock por Expectativas, y Manolo García, el mejor álbum de pop / rock por Geometría del rayo. Los mexicanos Maná, que el día anterior habían celebrado su reconocimiento con el premio persona del año, cantaron de nuevo e hicieron un alegato a favor de la solidaridad con los inmigrantes, un tema tan de actualidad en Estados Unidos. Un año más el podium de la música latina se quedó pequeño para tanto arte.

Carlos VivesVER GALERÍA

Más sobre