El príncipe Harry y Meghen markle

El príncipe Harry ayudó a Meghan Markle a tomar una importante decisión en el día de su boda

Escogió la tiara que lució la Duquesa de Sussex en el enlace

by hola.com

El novio no debe conocer ni el vestido ni los complementos que vaya a llevar la novia el día de su boda. Sin embargo, el príncipe Harry se saltó esta norma, según ha desvelado en las grabaciones de una exposición que acaba de inaugurarse en el Castillo de Windsor sobre la Boda Real. El Duque de Sussex no había visto el vestido, pero sí había ayudado a su mujer a escoger la tiara que llevaría al altar. “No debería haber estado ahí, pero un regalo tan increíble de mi abuela”, ha confesado.

meghan-gtresVER GALERÍA

La tiara era de la Reina Isabel II que puso varias a disposición de Meghan Markle para que escogiera. Sin duda, una difícil decisión, para la que la Duquesa de Sussex pudo contar con la opinión de su entonces prometido. Por su parte el Príncipe ha asegurado que fue muy fácil decantarse por la pieza de diamantes y platino de Art Deco que perteneció a la Reina María, esposa del monarca Jorge V, “sencilla y perfecta”, tal y como Meghan la definió.

“Harry y yo fuimos al Palacio de Buckingham donde estaba su Majestad la Reina a escoger una de las opciones que había allí, por lo que fue un día surrealista increíble”, explica la Duquesa en uno de los vídeos de la exposición. Según el nieto de Isabel II, “es el sueño de cualquier chica probarse una tiara” y la elegida es “la que mejor le quedaba (…) fue un momento muy bonito”.

meghan-gettyVER GALERÍA

Las réplicas de todos los trajes y complementos que lucieron Harry y Meghan en su boda, desde el uniforme militar de él al impresionante velo de cinco metros de largo que lució ella, se recogen en una exposición en la que además del vestuario de los novios, los visitantes podrán también observar los trajecitos de los pequeños George y Charlotte, y escuchar al mismo tiempo las grabaciones de los Duques contando interesantes anécdotas.

La muestra estará abierta al público durante casi un año. Hasta el 6 de enero se puede visitar en el Castillo de Windsor y a partir de entonces, la exposición se trasladará al Palacio de Holyroodhouse del 14 de junio al 6 de octubre de 2019.

Más sobre: