El presidente Donald Trump llegó a Bruselas para participar en la cumbre de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) la cual se llevará a cabo los días miércoles y jueves en la ciudad belga. El mandatario de los Estados Unidos no iba solo, sino bien acompañado por su esposa, la Primera Dama Melania Trump. Luego de un día de reuniones de trabajo, los miembros de la OTAN se reunieron esta tarde en una fiesta de cóctel, a la cual acudió la pareja presidencial de los Estados Unidos.  

Donald y Melania TrumpVER GALERÍA

Al evento, realizado en el Museo de Arte e Historia, ubicado en el célebre Cinquantenaire o Parque del Jubileo, se presentaron los líderes de diferentes países del brazo de sus esposas. Para esta ocasión especial, Melania lució un vestido midi de tul sin mangas en color blanco de Elie Saab. La prenda, creada por el famoso diseñador libanés, tiene un costo aproximado de $7,450 dólares. La ex modelo de origen esloveno completó su look con un par de stilettos nude. En cuanto a su imagen, Melania optó por llevar su melena suelta con unas ondas sueltas y su maquillaje estuvo marcado por un smokey eye en negro.

Melania Trump y Angela MerkelVER GALERÍA

Además de ser el centro de las miradas por su imagen, Melania también acaparó los reflectores, pues conversó amenamente con la canciller alemán Angela Merkel, con la cual Donald Trump ha tenido algunos desencuentros. A juzgar por las fotografías, las dos parecían estarla pasando muy bien, a pesar de las palabras que pronunció Trump en las primeras horas del día, en las que aseguraba que Alemania era ‘prisionera’ de Rusia, haciendo referencia al acuerdo energético que sostienen ambos países.

Es importante recordar que, hace unas semanas en la cumbre del Grupo de los Siete (G7) en Canadá, se dieron algunos desacuerdos diplomáticos entre el presidente estadounidense y sus pares. Incluso, se hizo viral una fotografía en la que  él aparece sentado, de brazos cruzados, mientras los líderes de Alemania, Reino Unido, Japón, Francia, Canadá y otros países están parados a su alrededor.

Melania  Trump y Brigitte MacronVER GALERÍA

A pesar de esas discrepancias y de la polémica imagen, parece que la participación de Melania Trump en los eventos de la cumbre de la OTAN le ha venido al presidente Trump como ‘anillo al dedo’. Además de conversar con Angela Merkel, Melania tuvo la oportunidad de saludar a la Primera Dama francesa Brigitte Macron, además del primer ministro canadiense Justin Trudeau – con quien tuvo algunas diferencias en la cumbre del G7 en junio pasado. 

Más notas como esta: 

- El 'pale pink' es el color de las mujeres poderosas y tenemos las pruebas 

- ¿Qué hicieron Doña Letizia y Melania Trump cuando se quedaron solas?

Su primer viaje, luego de un mes fuera del spotlight internacional

Este viaje a Europa representa el regreso de la Primera Dama a la escena internacional, luego de que estuviera fuera de la luz pública por casi un mes, en mayo pasado. Por esas fechas, la esposa de Donald Trump fue intervenida por una condición benigna en uno de sus riñones, lo cual la mantuvo ingresada en un centro médico por cinco días. Sobre esta cirugía, el mandatario expresó que su mujer había pasado por una gran operación y que tenía la orden médica de no volar por un mes.

Más sobre

Regístrate para comentar