La boda de Richard Gere y Alejandra Silva: Exclusiva Mundial

Alejandra Silva llevó tres vestidos

Para la ceremonia, Alejandra llevó el vestido de novia de su madre, de inspiración victoriana, una sorpresa que mantuvo en secreto hasta su encuentro con Richard

Alejandra Silva se preparó para su boda en la habitación de su rancho de Nueva York acompañada de su prima, que fue su cómplice para mantener el secreto de su primer vestido, el de su madre: un vintage de inspiración victoriana, color blanco roto, con cuerpo de encaje, manga tres cuartos y cuello cerrado con vainicas bordadas, ceñido en la cintura con un fajín y falda rematada en un volante. Así lo contó en exclusiva a HOLA!.

Alejandra con su vestido de noviaVER GALERÍA

Notas relacionadas: 

'Nuestra historia de amor es el sueño más dulce, romántico y perfecto'

Alejandra Silva: 'Sí, ya soy Alejandra Gere'

Las fotos de la romántica boda de Richard Gere y Alejandra Silva

Una fiesta con aire español

 

¿Con quién te vestiste y te preparaste?

Con mi prima Paola, que, gracias a ella, rediseñamos el vestido de novia que lució mi madre en su boda con mi padre, que, sin duda, sin la ayuda y apoyo incondicional de mi prima, no hubiese sido de ninguna manera tan especial y tan emotivo para mí. ¡Hacemos un buen equipo! Estuvo conmigo en todo momento, al tanto de todos los detalles, sin dejarme ni un minuto, para que todo saliese perfecto… ¡Y así fue!

Los otros dos vestidos

Para la celebración, Alejandra eligió un vestido muy romántico, blanco, de corte Imperio, con la espalda totalmente descubierta y una voluminosa falda. Y para la fiesta, llevó el tercero de sus vestidos de novia, más moderno y con aire muy español, escote off shoulder, realizado en «chifón» de seda y bordado a mano con perlas.

Richard Gere y Alejandra, ahora esposos, frente al lagoVER GALERÍA

¿A quién encargaste tus otros dos vestidos de novia?

El vestido de la ceremonia fue el de mi madre, que mi prima y yo guardamos en total secreto hasta el momento de la ceremonia. ¡No lo sabía nadie! Y los otros dos, del diseñador Yaniv Persy, con el cual me siento muy agradecida. Lo conocí ya hace un año, en Israel, y me enamoraron tanto él como sus diseños. A día de hoy, se ha convertido en un gran amigo.

¿Llevabas un peinado muy original?

Elegí una trenza de espiga desecha con flores del jardín.

Más sobre