Durante una visita del Papa Francisco a la comunidad de Corviales, en la periferia de Roma, varios niños que asistieron al encuentro le hicieron algunas preguntas a su Santidad, pero la que hizo Enmanuele dejó a los presentes muy conmovidos.

Una vez que el pequeño de diez años de edad se paró frente al micrófono y al resto del público -en su mayoría niños- no pudo pronunciar una sola palabra y se vino abajo. Entonces el Papa intervino y le dijo: "Ven conmigo. Dímelo al oído". Y así lo hizo. El niño le reveló al oído el motivo de su inquietud: él quería saber si su padre ateo -que acaba de morir- iría al cielo.

papa-francisco-youtubeVER GALERÍA

En las redes sociales se difundió un video donde se puede ver el momento en que ambos conversan muy de cerca y terminan fundidos en un abrazo. Su Santidad le pidió permiso al niño si podía responderle su inquietud y compartir con el público su respuesta y Enmanuele, quien estaba notablemente emocionado se lo concedió. "Hace poco tiempo su padre murió. Era un ateo, pero hizo bautizar a sus cuatro hijos. Era un hombre bueno. ¿Está en el cielo papá?".

Y continuó: "Qué bonito que un hijo diga que su papá era bueno. Un bonito testimonio de aquel hombre que sus hijos puedan decir de él que era un hombre bueno. Es también un hermoso testimonio el hijo que heredó la fortaleza de su padre y tuvo el coraje de llorar delante de todos nosotros. Si ese hombre ha sido capaz de tener hijos así, es verdad que era un gran hombre". Y recalcó que, aunque el padre del pequeño no tuviera "el don de la fe", había bautizado a sus hijos y resaltó que Dios es como un padre. Luego se dirigió a los presentes: "¿Dios abandona a sus hijos cuando son buenos?". "No", respondieron todos a al unísono.

 

"Bueno, Emanuele, esta es la respuesta. Dios seguramente estaba orgulloso de tu papá, porque es más fácil que, siendo creyente, se bautice a los hijos que, siendo no creyente, bautizarlos. Y seguramente esto a Dios le ha gustado mucho". Y le recomendó al chico que siguiera recordando a su padre y rezando por él. El Papa aprovechó la oportunidad para reiterar que todos "incluso los no bautizados" son hijos de Dios. "Incluso los mafiosos, aunque éstos prefieran comportarse como hijos del diablo".

Más sobre

Regístrate para comentar