Los padres de Gabriel vuelven a demostrar su humanidad y condenan el linchamiento de un muñeco que representaba a Ana Julia Quezada

Los padres del español Gabriel Cruz, el pequeño de ocho años que desapareció el 27 de febrero en Almería, España, y de cuya muerte se confesó culpable la dominicana Ana Julia Quezada, volvieron a mostrar su gran madurez emocional y sensatez. Cientos participaron en el polémico acto de la "Quema de Judas" el pasado Domingo de Resurrección de Semana Santa en Sevilla -otra ciudad andaluza-, en el que ardió un muñeco que representaba a Quezada. Es tradición elegir una figura conocida por una mala acción y quemarla en la plaza del pueblo, año con año. Patricia Ramírez y Ángel Cruz han querido desvincularse de este acto, que además condenan en un comunicado  que se ha difundido en varios medios como La Vanguardia; en el escrito cuentan que les ha causado "frustración, tristeza y pesar".

Patricia Ramírez y Ángel CruzVER GALERÍA

"Nos ha costado un esfuerzo enorme leer la noticia en el periódico y por supuesto no hemos tenido fuerzas suficientes para visionar los videos colgados en Internet, asombrados a su vez de que tantos miles de personas pudiesen ver semejante muestra de rabia e indignación", declaran. Aunque su caso "es incalculablemente más intenso y doloroso" expresan que no pueden "estar de acuerdo en ningún caso con esta acción, donde la rabia y el dolor mal expresado le ganan la partida al buen hacer y el sentido común". En este sentido, los papás de Gabriel exhortan a una reflexión "en aras de proteger a los niños de este país y el resto del mundo que de alguna manera han seguido el ejemplo de que la rabia trae más rabia y la crueldad más crueldad". Antonio Pérez, el alcalde de la localidad donde se llevó a cabo esta quema, pidió dsiculpas a los padres por todo "el revuelo que ha formado" y ha asegurado que en su pueblo "no somos racistas". "Nunca pensamos que se armaría esto", dijo.

Patricia Ramírez y Ángel Cruz aprovechan el mismo comunicado para agradecer las muestras de cariño y empatía que se han producido durante esta Semana Santa hacia Gabriel y su familia. "Nos ha hecho sentir que esta Semana Santa del año 2018 estaba dedicada a la memoria de Gabriel y a toda la buena gente que ha sacado lo mejor de su corazón dejando la rabia aparte y mostrando su amor como único consuelo hacia nosotros, y a nuestro hijo", manifestaron.

El jueves pasado, el informe completo de la autopsia reveló más detalles sobre las circunstancias de la muerte del pequeño Gabriel. Los expertos apuntan a que falleció por asfixia "una hora o dos después de comer". Dicha precisión horaria excluye que el niño permaneciera secuestrado durante algún tiempo antes de ser encontrado sin vida en el maletero del vehículo que conducía Ana Julia -12 días después de su desaparición-. Asimismo, confirma que la causa de la muerte fue la asfixia, algo que se apuntaba desde el informe preliminar. 

Más sobre