¡Qué historia! ¿Sabías que Chris Pratt vivió tres años en una camioneta?

Antes de que se convirtiera en la súper estrella con un salario de US$26 millones al año, el actor vivió como homeless

Chris Pratt no siempre lo tuvo todo. En 1996, antes de convertirse en la nueva súper estrella de Hollywood, de enfrentar a dinosaurios y criaturas de otra galaxia, e incluso conducir su propia nave espacial, este chico de Virginia, que por aquel entonces tenía 17 años, apenas si conducía una vieja camioneta como la de Shaggy y Scooby-Doo (por cierto, con una gran calcomaía de ambos personajes en un costado), en la que viviría una experiencia que marcaría por completo su carrera. Pratt cursó un semestre de Universidad, pero la abandonó porque sentía que no era para él. Como tampoco lo fue vender cupones para ganarse la vida. De hecho, le fue tan mal que su única opción fue aceptar la invitación de un amigo de irse a vivir con él una aventura que sólo a los jóvenes se les ocurriría: mudarse a una isla. Sí, se fueron a Maui, en Hawai, sin dinero y sin trabajo, teniendo que vivir por más de tres años precisamente en la vieja camioneta.

Chris Pratt dando autógrafosVER GALERÍA

En aquel entonces no tenía ni para pagar un cuarto de hotel ni para comer. Vivió como una persona sin hogar, un homeless, alimentándose de lo que pescaba en el mar y realizando pequeños trabajos temporales para poder comprar lo más básico. “Trabajamos un mínimo de horas, 15 o 20 horas por semana, lo suficiente para gasolina, comprar comida y cosas para pescar. Fue un momento encantador”, le dijo Pratt al diario británico The Independent.

De hecho, hace tiempo el actor recordó en su página de Facebook aquellos años en Hawai, posteando una imagen en la que escribió: “¡No puedo creer que encontré esta foto! ¡Esta es la camioneta en la que viví! En mis manos traigo el guión de la película que me sacó de Maui. Una locura”.

Chris Pratt camionetaVER GALERÍA

Esa locura ocurrió así: un día en que probablemente ya no tenía dinero, Pratt se vio obligado a trabajar como camarero en un restaurante de la isla, un Bubba Gump Shrimp Company donde, por azares del destino, le tocó atender la mesa de la actriz Rae Dawn Chong, a quien reconoció porque protagonizó una de sus películas favoritas: Comando, junto a Arnold Schwarzenegger. Y como le atraía el cine, no perdió la oportunidad de presentarse ante ella como actor en busca de trabajo. El atrevimiento y el carisma del chico convencieron a la actriz, que por este entonces escribía un guión de un cortometraje de terror que ella misma dirigiría y para el que aún no encontraba quién interpretara uno de sus personajes. Se llamaba Cused Part 3, Chong le ofreció el papel a Chris y así fue su debut en el cine. ¿Quieres ver el trailer de aquel corto que lo lanzó a la fama?

Pratt estaba feliz con su primer salario como actor: 700 dólares. Hoy, según Forbes, gana al año 26 millones. Nada mal para un chico que vivió en una camioneta.

Aumenta su fama bajando de peso

Chris Pratt antes y despuésVER GALERÍA

El actor, que en algín momento de su carrera llegó a pesar casi 300 libras, sorprendió a Hollywood hace unos años al bajar drásticamente de peso. Pratt sufría depresión y problemas de salud. “Mis huesos me dolían, tenía problemas cardiovasculares, estaba poco saludable y me sentía roto”, señaló en una entrevista. “En Hollywood debes tener músculos y ser rudo para triunfar”, agregó, por lo que se armó de fuerza de voluntad y le dijo adiós al sobrepeso, y con él al encasillamiento en papeles de “gordito gracioso” que venía interpretando por años. Llevó una dieta sana y realizó durante seis meses rutinas de ejercicio que le dieron como resultado unos bien marcados abdominales. Un nuevo cuerpo para la nueva sensación del cine, que recientemente se separó de la actriz Anna Faris, con quien tiene un hijo.

Más sobre