La hija de Zuria Vega y Alberto Guerra, la favorita de las redes

Desde que estaba en el vientre de su mamá hasta ahora, con un año y dos meses de vida, hemos sido testigos del desarrollo de la hermosa Lúa

Lúa Guerra Vega nació el 11 de enero de 2017, un día después del cumpleaños número 28 de su mamá. Fue una bebita muy deseada y esperada por su familia y todos los admiradores de sus padres, Zuria Vega y Alberto Guerra. Orgullosos de su primogénita en común, los actores han realizado una bitácora gráfica de su crecimiento donde también consta la adoración que sienten por ella.

Alberto-Guerra-Zuria-Vega-Lua1VER GALERÍA

Los mensajes de amor de sus papás quedarán registrados en su álbum electrónico para que la nena siempre recuerde su feliz infancia en la que, sin embargo, siempre hará falta su abuelo, Gonzalo Vega. El primer actor falleció sin tener la dicha de conocerla pero disfrutó al máximo su espera, a pesar de estar aquejado por el síndrome mielodisplásico que le quitó la vida a los 69 años de edad, luego de una larga y dolorosa batalla.

Gracias a los mensajes que Alberto y Zuria publican en sus redes sociales sabemos que la primera palabra de Lúa fue “mamá”, que la hija de Gonzalo Vega se tatuó su nombre en el brazo, que heredó de su papá un lunar rojo en la nuca y que es una pequeña muy traviesa y activa, señal inequívoca de su excelente salud.

También sabemos que sus papás viven en eterno romance. A Zuria y Alberto les encanta fotografiarse juntos y demostrarse el gran amor que existe entre los dos, que alcanzó su máxima expresión con el nacimiento de Lúa.

Zuria-Vega-Lua2VER GALERÍA

¿Tendrá esta pequeña un hermanito? ¿Se animarán los Guerra Vega a agrandar su familia? Es lo que los internautas y los medios se preguntan con insistencia. Desde luego, no olvidemos que Alberto ya es padre de Penélope, quien a sus quince años está fascinada con Lúa y lleva una excelente relación con Zuria.

Hasta el momento lo que se sabe es que el matrimonio firmado y sellado en noviembre de 2014 sí tiene la intención de tener más hijos, pero que estos planes se demorarán alrededor de un año porque Zuria tiene varios proyectos: un par de películas, una obra de teatro y la grabación de la segunda parte de Mi marido tiene familia, un hecho sin precedentes en una producción de Televisa porque la empresa no suele realizar segundas temporadas de telenovelas.

Mientras tanto, Lúa crece y encanta. Zuria ha sabido compaginar a la perfección su maternidad y la vida profesional, así que la nena la acompaña dondequiera que va y recibe numerosas muestras de afecto de los colegas y colaboradores de su mamá. También su papá se encarga de cuidarla para que la actriz cumpla sus compromisos laborales. ¡Una niñez muy influenciada por el medio artístico que quizá defina su vocación en el futuro!

Más sobre