La hija de Ana Julia Quezada falleció en 1996 al caer desde una ventana en Burgos, España

El suceso se investigó en su momento y se cerró con la conclusión de que había sido una muerte accidental

Ha trascendido en los medios la información que indica que Ana Julia Quezada, detenida por el deceso del niño español de 8 años Gabriel Cruz, tuvo una hija que murió en 1996 a los 4 años de edad al precipitarse desde una ventana de la vivienda donde habitaban hacia un patio interior en la ciudad de Burgos, Castilla y León en España; un caso que se cerró como una muerte accidental. La dominicana llegó en 1995 a la capital burgalesa procedente de su país de nacimiento y se instaló en un apartamento con la menor, fruto de una relación previa con un hombre de República Dominicana. 

Había transcurrido solo un año desde su llegada a España, cuando la niña falleció en lo que -en su momento- fue considerada una muerte accidental, según la agencia Efe compartió con fuentes de la investigación, quienes también han dado a conocer que fue la pareja en turno de Ana Julia -que no era el padre de la niña- quien encontró su cuerpo sin vida.

Ana Julia QuezadaVER GALERÍA

Más tarde, Ana Julia comenzó otra relación amorosa de la que nació la hija de alrededor de 20 años que reside actualmente en Burgos. La detenida residió en esta misma ciudad hasta hace unos 5 años, cuando se mudó con otro compañero sentimental a Las Negras, localidad de la provincia de Almería, donde abrió un pub llamado Black. Estaba saliendo con el padre de Gabriel desde hace un año y medio aproximadamente.

El 27 de febrero, el pequeño Gabriel Cruz había salido de casa de su abuela, donde también estaba Ana Julia, para ir a jugar a casa de sus primos, a 100 metros de la casa donde pasaba el puente festivo del Día de Andalucía -comunidad autónoma española donde se encuentra Almería- cuando desapareció. Pasadas las 12 pm del día de ayer, Ana Julia Quezada, la actual pareja de Ángel Cruz, padre del niño, era detenida mientras intentaba transportar en el maletero de su vehículo el cuerpo sin vida del infante. La Guardia Civil española la seguía de cerca desde que ella encontrase una camiseta del pequeño en una zona que ya había sido rastreada por el amplio dispositivo de búsqueda.

Según fuentes de la investigación, Quezada fue interrogada el viernes y debido a las múltiples contradicciones en su testimonio, los agentes esperaron a que cometiera un error que les condujera hasta la solución del caso.

Más sobre

Regístrate para comentar