Pasó de ser un alumno problema al hijo adoptivo de su profesora

El buen acto de esta profesora de primaria le devolvió la sonrisa a uno de sus alumnos más problemáticos

Cualquier persona que se ha dedicado a la docencia, sabe que encontrarse con un alumno problema es algo que sucede tarde o temprano. En su carrera como maestra de primaria, Chelsea Haley pronto se topó con un niño que debido a su conducta, casi la hace renunciar a su trabajo. Pero en lugar de culpar al pequeño por su actitud, investigó la raíz de su conducta, al grado de crear una conexión muy grande con él.

maestra-viral-3aVER GALERÍA

Chelsea empezó a trabajar en Teach for America en el año 2013, una organización sin fines de lucro que ayuda a escuelas de bajos recursos en la enseñanza de sus alumnos. Por medio de esta organización, la mujer llegó a Baton Rouge, Lousiana, en donde ponía en práctica sus estudios para maestra de primaria.

En el grupo que le asignaron, Chlesea conoció a Jerome Robinson, un niño que a primera vista calificó como mal portado y muy desordenado. Su falta de respeto y educación hicieron de los días de Chelsea algo bastante complicado. "Hubo momentos en los que su comportamiento se tornó tan terrible que llegué a pensar: 'No puedo seguir haciendo esto. Yo no puedo ser profesora'", contó la joven a CNN.

Notas relacionadas:

- La oferta de peluquero de un abuelito que ha conmovido a su comunidad

- ¿Por qué una mujer que ganó la lotería se niega a cobrar el gran premio?

Lejos de renunciar, Haley se dedicó a investigar qué podía hacer para mejorar la conducta de su alumno más problemático. Fue entonces cuando conoció la historia de Jerome. El chico y su hermano, Jace, vivían en la casa de sus abuelos, quienes habían quedado a su cuidado pues su madre sólo los veía en pocas ocasiones.

Los abuelos de los chicos viven en la pobreza y se recuperaban de la muerte de dos de los integrantes de la familia. Con una base familiar poco sólida, Chelsea entendió que no debía molestarse con Jerome por su conducta y, en su lugar, empezó a acercarse poco a poco a él.

maestra-viral-5aVER GALERÍA

Jerome aceptó la ayuda de su profesora, quien se convirtió en la única figura de autoridad que respetaba el chico. Chelsea, además de poder controlar su mala conducta, era quien lo motivaba a estudiar más y esforzarse por concluir satisfactoriamente sus estudios. Después de dos años, el tiempo de la profesora en esa escuela había concluido, pero durante ese periodo, logró crear un lazo familiar con Jerome.

Un sueño hecho realidad para ambos

En uno de los últimos días de clases de Chelsea, el director de la escuela le sugirió quedarse para ayudarlo. Además, su paciencia y dedicación podrían ser útiles para otro chico que presentara los mismos problemas de conducta que Jerome. "Tuve un sueño en el que sentí que Dios me decía que estaba destinada a ser la madre de ese chico que tantos problemas me había dado al principio", contó la mujer.

Aunque la idea se quedó en su mente y no se la comentó a nadie, la siguiente pista del destino le hizo entender que podría hacer más por Jerome y su hermano. En una de las pruebas finales de la clase, su alumno levantó la mano para hacer una pregunta a su profesora. "Me dijo que si podía vivir conmigo", recordó la joven de hoy 27 años, que aceptó la propuesta y de inmediato inició los trámites legales para su adopción.

maestra-viral-1aVER GALERÍA

Tras una reunión con la madre de los niños, Chelsea obtuvo la guardia legal de ambos menores en diciembre de 2015. Ahora Jerome y Jace son legalmente sus hijos y tienen un lindo hogar en Georgia, en donde las reglas y la disciplina, pero sobre todo mucho amor, han logrado devolverles la sonrisa a estos dos hermanos.

Más sobre

Regístrate para comentar