A los 82 años de edad cumplió el sueño de su vida y se recibió como abogado

Eduardo Etchepare tiene 82 años de edad, pero eso no le impidió alcanzar una de sus metas

Para cumplir los sueños y metas de tu vida, la edad no es pretexto y, Eduardo Etchepare de 82 años de edad, lo sabe muy bien. El hombre, originario de Argentina se ha convertido en todo un ejemplo a seguir no sólo en su comunidad, sino en todo el mundo por su dedicación y las ganas de superarse a pesar de su avanzada edad.

viral-abuelito-abigado-5aVER GALERÍA

A los 77 años Eduardo tomó la decisión que tanto había postergado: estudiar Derecho. Por años se dedicó a diversas actividades, entre ellas a ser profesor, pero había algo pendiente en su corazón y era esa carrera que tanto añoraba. "Nunca dejé los libros. Los problemas no impidieron que pudiera seguir adelante", contaba a medios locales. Eduardo se olvidó de los achaques que la hipoacusia, asma, hipertensión y un bypass le ocasionaban día a día, mismos que se sumaban a la ceguera parcial que un tumor cerebral le causó en 1993. Pero su voluntad pudo más e ideó un método de estudio que le funcionó bien pues se apoyó en notas de voz de su clase y audio libros para repasar cada una de las materias a las que estaba inscrito.  

Notas relacionadas:

- Luego de 60 años como los mejores amigos, descubrieron que son hermanos

- ¡Todo un héroe! Este niño defendió a su hermana de lo que creyó era una pelea real

Como para cualquier otro estudiante de su clase, cursar una carrera no fue sencillo. Eduardo relató que se levantaba a las 4:30 de la mañana para tomar el transporte que lo llevaría a la Facultad de Derecho en la Universidad Nacional de Córdoba. Ahí, las clases empezaban a las 8:00 horas y terminan a las 12:30, un horario que le permite estar en casa a las 3 de la tarde. Después de llegar a casa, tomaba una siesta y al despertar se dedicaba por completo a hacer las tareas de la escuela y repasar los apuntes de las clases de la mañana. A pesar de lo difícil que parezca su horario, todos los días que debía estar en el aula lo hacía puntualmente entre compañeros de apenas 20 años de edad que se han convertido en sus amigos.

viral-abuelito-abigado-1aVER GALERÍA

Su preparación no ha terminado

El día que Etchepare se graduó de la carrera, posó orgulloso frente a un monumento de la universidad con un letrero que uno de sus compañeros le había hecho y en el que se podía leer: "Soy abogado". La ceremonia de graduación se llevó a cabo entre la emoción de sus compañeros de clase que también salían de la escuela, sus 6 hijos y sus 10 nietos. Todos estaban orgullosos de él, no sólo por el título que había recibido, también porque después de la ceremonia de graduación, Eduardo fue declarado Ciudadano Ilustre de Mendiolaza, en su natal Argentina.

Y justo cuando todos pensaban que Eduardo había cumplido con su sueño y se dedicaría a pasar los días en casa, el hombre ejemplar sorprendió a sus seres queridos con una importante decisión: "Voy a hacer el doctorado", afirmó.

viral-abuelito-abigado-4aVER GALERÍA

Más sobre

Regístrate para comentar