Con canciones, una niña enseñó a hablar a su hermanito con síndrome de Down

Esta pequeñita no tuvo límites cuando ayudó a su hermano menor a aprender nuevas palabras

Para toda mamá, escuchar las primeras palabras de sus hijos es algo emocionante. Para Amanda Bowman, parecía un momento que tardaría mucho en disfrutar luego de que los médicos le dijeran que Bo, el menor de sus cuatro hijos y de apenas dos años de edad, tendría complicaciones de comunicación derivadas del síndrome de Down que padece. Los especialistas le aseguraron que Bo no empezaría a hablar sino hasta después de los tres años, pero el poder de la música mezclado con el amor infinito de su familia, lograron echar abajo las predicciones médicas.

nota-viral-1aVER GALERÍA

La familia Bowman, originaria de Utah, celebró a lo grande las primeras palabras de Bo que Lydia, su hermana mayor, le enseñó con mucho cariño y dedicación. La niña de 11 años pasa la mayor parte del tiempo tocando la guitarra y cantando para Bo, uno de los temas favoritos es You Are my Sunshine, que Lydia y Bo cantan juntos. Gracias a ello, el pequeño ahora puede decir 12 palabras, un gran logro para él.  

Los Bowman han dado a la canción un significado más alegre. Un año atrás esa melodía era la que los padres de Bo le cantaban en el hospital, días antes de que entrara al quirófano para una cirugía del corazón. Bo, además de haber nacido con síndrome de Down, tiene dificultades en el corazón y el riñón que lo han llevado a recibir varios tratamientos que lo ayudarían a corregirlos.

Notas relacionadas:

- Un grupo de jóvenes hicieron feliz a un mesero gracias a su buena voluntad

- Esta familia de China logró bajar de peso junta y ahora están más unidos que nunca

Lydia, quien tiene un gran gusto por la música, empezó a cantar ese tema para su hermano, siempre acompañada de su guitarra. "Durante tres meses repitió la canción porque él bailaba y sonreía cada vez que ella lo hacía", contó la feliz mamá a People. "Hasta que un día, estaban en la cocina, y Lydia de repente gritó que Bo había dicho su primera palabra: happy".

Un momento para recordar

Bo no había hablado nunca antes, ni siquiera había hecho el intento de decir "mamá", como otros bebés hacen en sus primeros meses de vida. "Hice que Lydia me mostrara y claro que grité de emoción cuando lo escuché. Llamé a mi esposo para darle la buena noticia y lloramos de alegría. Saqué mi cámara para grabar ese momento en el que todos estábamos riendo de emoción y los niños estaban felices", recordó Amanda.

Lydia continúa cantando para su hermanito, una terapia musical que lo ha ayudado a ampliar su vocabulario. Y los felices padres no han dejado de publicar los avances que el pequeño Bo ha tenido gracias al amor de su hermana mayor.

Más sobre

Regístrate para comentar