La inesperada confesión de Pablo López

Es uno de nuestros artistas más destacados, sin embargo, no siempre ha sido todo de color de rosas

Actualmente es uno de nuestros artistas más importantes, sin embargo, para Pablo López no siempre ha sido todo fácil. Después de participar en Operación Triunfo 2008, donde consiguió quedar en segunda posición, ahora, diez años después, el cantante está viviendo el mejor momento de su carrera profesional y el éxito de su último trabajo, Camino, Fuego y Libertad, por el que acaba de recibir un disco de platino, no hace más que corroborar su consolidación como estrella.

El artista ha acudido este fin de semana al plató del programa Viva la vida, presentado por Toñi Moreno, y no solo ha abierto su corazón haciendo un repaso por algunos de sus momentos más personales, sino que también ha hecho referencia a la liberación que ha supuesto su nueva canción, El Patio, del papel tan importante que juegan en su vida su madre y su hermano, y de lo agradecido que está por todo lo que la música le ha dado en estos últimos años.

Toñi recordó la "catástrofe" que vivió junto a su hermano Luis tras el fracaso del bar que montaron juntos, "El 47". "De lo bien que lo pasamos, se convirtió en una catástrofe. Nos cortaron la luz, el agua... Ahora me río, pero estábamos llorando de verdad. Teníamos una deuda tremenda, pero yo creo que fue el máster más barato que he pagado en mi vida, porque ese día me di cuenta: 'Yo creo que todo este esfuerzo que estás haciendo por salvar algo que realmente no va contigo, quizá, si lo haces en canciones, lo mismo pasa algo'", reconoció el artista.

"Mi agradecimiento es constante, a la vida, a la gente que está conmigo, a la gente que escucha música, que se emociona con la música... Pero si tengo que ser 100% honesto, tengo que decir que es una cosa rara. No me quiero bajar nunca de esta nube, pero el revolcón en cinco años... de prácticamente no tener para tomarme un café, de una situación en la que solo podía pensar en cómo sobrevivir, a verme haciendo cosas que ni podía soñar... pues mira, mi madre a veces se asusta, porque era como 'Tú te estás quedando loco', pero claro, ¿cómo quieres que me quede?", dijo en referencia al tremendo éxito que está teniendo. 

Durante la entrevista, el artista malagueño no dejó de dar gracias por todo lo que le está pasando, aunque aseguró que: "Cada día me estoy intentando plantear más el día a día, y que no me afecten estas cosas tan positivamente. No es normal lo de estos dos discos, ahora con este tercero... Me da la impresión que estos cinco años han sido 43 años. El disco duro a veces se me para un poquito. Pero yo nada más que tengo que dar gracias a la vida por lo que he vivido y por lo que me queda, porque me estoy riendo mucho a carcajadas, y esa es la salud más grande que puede tener una persona". 

Muchos han hecho referencia a cómo su nuevo single, El Patio, les ha transportado a su infancia, ¿cómo fue la suya? "Yo de niño he sido muy solitario, de estar con los instrumentos... Mi hermano era más de sus colegas, de estar por ahí... Yo estaba más en casa, haciendo música, pero he tenido una infancia muy plena, muy feliz y muy tranquila", dijo el cantante que invitó a que cada uno haga suya la canción: "El Patio no es mío, el que yo canto es mi patio, pero cada uno tiene el suyo (...) Yo prometo que no es mi historia sola". 

Desque que vio la luz, a Pablo le hemos visto emocionarse y llorar sobre el escenario interpretando esta canción que para él es tan especial: "Me ha sanado muchísimo. Casi todo lo que he escrito, sobre todo últimamente, ha salido muy de mis entrañas, intentando ser honesto. Pero es verdad que esta ha sido más un chillido, necesitaba soltar algo que tenía dentro, necesitaba liberarme de muchos fantasmas que yo mismo me producía... Me liberó muchísimo y sí que es verdad que se está convirtiendo en una especie de exorcismo cada vez que la canto, porque me remueve mucho, tengo que tener hasta cuidado con ella, porque casi la veo como una persona (...) Son tres y minutos y pico de catarsis absoluta, pero de eso se trata ¿no? Cuando uno se mete en este berenjenal de contar lo que siente, debe dar el máximo aunque eso entrañe un riesgo", aseguró sobre El Patio, que la terminó estando en Estados Unidos, durante un receso de la grabación de su nuevo disco. "Estaba solo en un sitio donde históricamente habían pasado cosas maravillosas, un estudio muy conocido, y yo creo que algún fantasma que había por ahí se me metió dentro, me dio un cogotazo y me hizo gritar esto (...) La canción no existía y no estaba prevista". 

 

L de Lola, L de luis y L de Libertad. 18.

Una publicación compartida de Pablo López (@pablolopezmusic) el

La famila ha sido, sin duda, un pilar fundamental para él: "Cada núcleo familiar, el nuestro era muy pequeñito, solo mi madre, mi hermano y yo, mis abuelos también, tiene su manera. Lo de mi madre conmigo es como lo mío con la música, el no pretender nada. Yo cuando escribo una canción nunca pretendo nada, por eso cuando sacamos El Patio muchos decían: 'Estás un poco loco, en esta época en la que la música es de otra manera', y digo, bueno, es que es lo que soy ahora mismo. Mi madre nunca me ha dicho haz esto o haz lo otro, pero sin decirme nada me ha dicho muchísimo. Yo creo que es lo más bonito que me ha dado. Nunca me ha dicho eres el peor ni eres el mejor". Su hermano Luis, que vive también en Madrid, es su otra mitad: "Mi hermano está conmigo siempre, y nos cuidamos el uno al otro. Esa es una suerte que tenemos también". 

Más sobre

Leer más